Lo Último

El Despertar De La Voz Dormida



Perdido. No existe otro adjetivo para lo que su vida le hacía encarnar.

Vivió, como todos, el día a día sumido en las rutinas, las obligaciones, y los estándares obligados para todo miembro de la sociedad que desea aspirar a ser alguien. Así se lo inculcaron, y por muchos años, él creyó realmente pertenecer a quienes siguen la línea del “así debe ser”.

Nunca sintió encajar en un sitio tan estrecho y restringido. De mente inquieta, divagaba fácilmente, pero los bordes de sus sueños y deseos, moldeados por el mismo sistema que le apresaba, no le permitían levantar la cabeza y divisar delante suyo los horizontes ideales para sus competencias. Creció sin conocer más que leves chispazos de los tonos que podía alcanzar su voz, inconsciente de que su destino era en realidad gritarle al mundo, ser escuchado por todos, y regocijarse con ello.

Dentro de él, había una voz dormida, y él ni siquiera sabía que existía.

No fue sino hasta que ya era considerado un adulto para la sociedad – aunque aún un joven para su mente – que se dio cuenta de que existía en sus adentros una llama viva, eterna. Una llama tan cálida que incluso sin haber sido alimentada o utilizada en años, se cernía sobre sus apogeos, y se perfilaba para ser la razón de su existencia.

Su voz, aún durmiente, fue encontrada… y abrazada bajo el arropo de Morfeo dio al joven la necesidad de despertarla, para escucharla en plenitud y compartir con todos sus conocidos, familiares y amigos la belleza que aquellos esbozos y susurros le ofrecían para sus adentros.

La voz dormida, aún sin despertar, se hizo escuchar. Primero su único oyente fue él mismo, pero luego su canto llegó a oídos de algunas amistades, un par de familiares, y afortunados transeúntes que pudieron escuchar aquellos bellos y ansiosos murmullos.

Con el paso del tiempo, el joven sintió que su voz dormida despertaría. Y muy seguro de su temprano despertar, fijó una fecha límite para lo mismo; invertía mucho tiempo en reanimarla y sus familiares y amigos empezaban a perder la paciencia. Seguían dándole apoyo para no desanimarle, pero él en sus miradas podía notar como la paciencia escapaba de sus rostros, y cada mañana la desilusión aumentaba al notar que una vez más, la voz había decidido permanecer durmiente.

“con 2 años bastará” se dijo a si mismo y al resto. “Si la voz no despierta dentro de dos años, prometo dejar de insistir, y dejarla dormir por siempre”.

En su rostro confiado, jamás entraría ni en el peor de sus pronósticos la posibilidad del fracaso en sus propósitos… y rasantes, como las tormentas de arena, las fechas del calendario recorrieron incesantes página tras página, hasta haber llegado la fecha límite: 2 años habían pasado.

La voz, regaló para todos quienes estaban a su alrededor, murmullos preciosos, únicos, angelicales… pero, incluso entonces, cuando ya era tan conocida y gustada, sus ojos permanecieron cerrados.

Él sabía que su voz de nada le serviría bajo un sueño tan profundo, la única forma de ser escuchado a los niveles que él ya anhelaba con todos sus deseos, sueños, aspiraciones y anhelos, era gritando con todas sus fuerzas, y ciertamente eso era imposible, si su voz se negaba a abandonar su letargo.

Ese día, él apretó sus puños. Ya no tenía un rostro tan jovial como cuando descubrió su voz, no… su rostro se mostraba demacrado, decepcionado. Las ojeras en sus ojos, la palidez de su piel, su delgadez… todo, no era más que un triste retrato acerca de la mucha angustia, tiempo, sudor y sangre invertida. Tristemente, de forma infructuosa.

 Miró a todos quienes directa o indirectamente fueron testigos de su voz, y admitió su fracaso. Muchos le consolaron, otros le incitaron a no rendirse, y muchos más se burlaron de su derrota.

Lágrimas de impotencia, lágrimas de tristeza y lágrimas de rabia… todas al mismo tiempo escaparon de su garganta… que hubiesen personas presentes exclusivamente para patearle ahora que estaba caído, no hacía más que aumentar su humillación y su dolor.

Tal vez llegó a estar cerca de despertarla, pero un “estuvo cerca” no es más que un fracaso aún más rotundo, pues son aquellas derrotas en que se roza la victoria, las que te derriban con mayor intensidad. Y él, ya no creía poder tener fuerzas para levantarse… estaba cansado… agotado… ya no quería saber más nada… solo quería regresar a esa estúpida rutina de la que todos forman parte, y olvidarse de que por una ocasión se dio a la oportunidad de seguir un sueño.

¿Así termina la historia? Tal vez. Tal vez, la moraleja habla acerca de la importancia de permanecer al margen, de lo riesgoso que es aspirar a seguir una línea imaginaria sustentada únicamente por tus fantasías y deseos, de la seguridad que te brinda la regularidad, y de lo bien que está buscar “ser alguien” del modo convencional.

O tal vez… la moraleja en realidad habla en el sentido contrario… tal vez, la historia, en advierte que las cosas que en serio valen la pena, no pueden surgir con apenas un par de años de intentos, ni mucho menos se presentan para aquellos que se rinden en su primer tropiezo.

Las montañas son altas, y solo los verdaderos y determinados alpinistas son aquellos que logran colocar su banderín en sitios recónditos donde ningún hijo de la regularidad puede siquiera imaginar existencia. Son aquellos que dan el primer paso y luego de este el segundo, los que descubren un nuevo continente, son los soñadores, quienes crean belleza de la nada usando únicamente su talento, son los pacientes los que destruyen los muros tras mucha lucha, y logran reencontrarse con sus seres amados… 

Son los fuertes, los que en verdad tienen derecho a poseer una voz despierta. Que no se muestra, a no ser que en verdad merezcas poseerla.

Al final, no se trata de que la voz no quiera, o no pueda despertar… en realidad, el proceso del despertar de la voz no es otra cosa que una prueba de vida. La voz, necesita ser muchas cosas antes de despertar.
¿Alguna vez te sentiste solo? ¿Alguna vez te sentiste rechazado? ¿Alguna vez te sentiste perdido? ¿Alguna vez te sentiste fuera de lugar? ¿Alguna vez te sentiste incomprendido? 

Yo he sido aplastado por muchos desde pequeño por ser diferente. He sido criticado, atacado, cuestionado, encarado, burlado, escupido, menospreciado, maltratado… y claro que cada golpe ha hecho mella en mi aguante, pero, ese no es ni de cerca un motivo para rendirme y darles la razón. No veo que exista en el mundo un por qué para darles el gusto de caer a sus pies, fracasado y rendido. Mucho menos, claro, solo por pensar diferente.

No soy de orgullo ancho, ni de ego extendido, pero tengo seguridad, y una fe ciega en la voz que sentí por vez primera a mis 18 años, y estoy rodeado de gente que al igual que yo, ha escuchado sus murmullos desde que habló por vez primera en diciembre del 2010.

No seré tan tempranero como imaginé, tal vez, un par de años no vayan a ser suficientes para hacerla despertar y dejar que todo el mundo pueda sentir lo que yo vengo sintiendo, pero algún día, podré decir con todo el orgullo del mundo que lo he logrado.

Aquellos que nunca creyeron, tendrán que lidiar con el hecho de que no todos compartimos la misma ruta, y espero con mucha impaciencia a que llegue el momento de darles mi bofetada con guante blanco, en respuesta a sus muchos ataques.

Agradezco enormemente a quienes me han acompañado y apoyado alrededor de mi gran viaje, que me han aconsejado y animado a su modo, y que me han abrazado incluso cuando las cosas no corren en viento en popa para mí. 

Mis lectores, ustedes son lo más preciado que tengo. Agradezco enormemente su gran aceptación, durante estos años, mis letras se han dedicado a ustedes, y gracias a sus exigencias, ahora puedo presumir de una gran capacidad de expresión, narrativa, redacción y otras basuras de esas que nosotros los escritores debemos tener.

Y finalmente, esto va para todos:

Mi voz aún duerme… pero mis sueños están  más despiertos que nunca, al igual que mi determinación… y muy pronto, se los aseguro, cuando menos se lo esperen tendrán la oportunidad de escucharla… y cuando eso ocurra, será porque todo el mundo lo hará junto a todos ustedes.
Todos la escucharán.

A La voz furiosa…


La voz decepcionada…


La voz orgullosa…


La voz humillada…


La voz firme…


La voz triste…


La voz enamorada…


La voz destrozada…


La voz hermosa…


La voz herida...


La voz luchadora…


La voz temible...


La voz apasionada…


 La voz engreída...


La voz victoriosa...
 

La voz asesina...


La voz física...


La voz química...


La voz indecente…


La voz sin miedo...


La voz poética…


La voz cómica…


La voz cálida…


La voz nublada…

La voz dormida...

La voz despierta.

4 comentarios:

kurau dijo...

Todos necesitamos llegar a este punto, en el que no sólo la voz despierta, sino en que los ojos y demás sentidos lo hacen con ella.

Tu lo haz echo y eso te sigue poniendo un paso más allá que al resto. Por tu determinacion y la intesidad de tu sueño, siempre he creido que lo lograrás, que aquel murmullo se convertira en un grito que cualquiera podrá oir...

Te conocí escritor, un escritor muy diferente al de ahora... si bien el escritor de ahora es muy sabio -por así decir- ha ido perdiendo pasion, pero estas palabras que nos has regalado me hacen pensar ke la recuperaras más pronto ke tarde, ke volveras a regalarnos tus historias constantemente y que al fin te encausaras y llegado el momento, nos sorprenderas a todos...

Paul Yoshua Vasquez Cisneros dijo...

Me dormí... no, mentira. Al igual que muchos, tengo una "voz". Pero la mía no está realmente dormida. Es caprichosa y sale cuando se le viene en gana y no puedo hacer nada al respecto. Miro con tristeza como pequeños se han vuelto grandes escritores. Más populares, más alegres, más carismáticos, mientras que yo sigo en el mismo suelo. Por esa razón no suelo leer relatos de otros, me pongo emo. Lo tuyo no es un sueño, porque sueños son cosas que crea e imagina la mente. Lo tuyo es una meta. Las metas nacen de algunos sueños compuestos, pero dejan de ser tales cuando te decides hacerlos realidad. El relato es íntimo y muy autobiográfico. Creo que la idea era muy extensa y has complicado demasiado las cosas. A mi parecer debiste ser más breves o introducir algunos diálogos, por ejemplo de los opositores (yo me he declarado tu "enemigo", pero de allí a decirte que tu no lograrás tus sueños... :/ ). Y eso.

Krellan dijo...

La voz que nos has mostrado durante este tiempo, es una voz que personalmente me ha mantenido muy interesado en ver sus producciones, aquellos pequeños murmullos como los mencionas ya nos tienen a tus lectores aquí... pensar en como será la voz despierta, a mi simplemente me genera una gran espectación, me alegra ver que a pesar de las malas situaciones que la vida nos presenta, tengas aún esa confianza para seguir luchando por tus sueños, Por mi parte, seguiré al pendiente de como despierta tu voz; y poder decir más adelante "Yo le conocía antes que todos ustedes!!"

Hiroyuki-san dijo...

Una vez más escucho tu voz en mi mente al leer tu escrito.
Nos leemos más adelante cuando mi voz alcance un nivel capaz de ser escuchado otra vez por mis oídos sordos. Gracias por seguir escribiendo.
Sya.

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.