Lo Último

Guadalajara: Día 0

Tal como he prometido, ahora que he llegado a Ciudad Juárez voy a relatarles a detalle lo que ocurrió en Guadalajara, y no solamente acerca de mi entrevista con la editorial, sino acerca de la FIL y de la ciudad de Guadalajara en general. Para esto, hay que comenzar desde el inicio:



Aterrizamos en Guadalajara a las 12:15 de la noche, ya la ciudad se notaba desierta, y eran pocos los automoviles que circulaban por sus carreteras. Como en el aeropuerto solo circulan taxis de ahí mismo, tuvimos que usarlos aunque son más caros que los taxis regulares.
Por $290 en la caseta aceptaron llevarnos a nuestro hotel, "arboledas industrial". Nos dieron un ticket dentro del aeropuerto y salimos al estacionamiento en la busqueda de uno de los taxistas del lugar. Nos tocó un sujeto de unos 50ypico, bastante terco.

Él nos decía que en la zona industrial no había ningún hotel, que solo había moteles y que nunca alguien lo había enviado a esa zona desde el aeropuerto. También nos dijo que seguramente nos robarían el deposito que hicimos en el banco y que no nos harían valido el hospedaje... y eso no fue lo peor de todo.

Conforme avanzabamos, las calles se volvían más feas, descuidadas y oscuras. Finalmente llegamos a la que sería la calle del hotel y el sujeto estuvo recorriendo de motel en motel hasta que encontramos el nuestro. Una vez estuvimos frente a él, argumentó el taxista que antes solía tener otro nombre, y que era un lugar conocido por qué ahí llevaban a la gente para matarla los sicarios, y que si escuchabamos disparos ni nos sorprendieramos y rezaramos porque no nos tocara a nosotros. Ya para ese momento, ya estaba yo hasta el carajo de su maldita actitud, pero decidí no decir nada, porque... pues la zona en verdad era fea. Debieron verlo! Estaba cubierto de grafiti alrededor, y el silencio sepulcral era acallado por las sirenas de la policía (un sonido que en lo personal siempre me ha puesto muy nervioso).

Entramos al hotel sin despedirnos de el maldito taxista y fuimos a recepción. Apenas dije mi nombre, me dijeron que ya tenían mi habitación lista y que solo había que llenar formas. Unos minutos luego, ya el calvo y yo nos dirigíamos a nuestro cuarto.

*Nos dijeron que sería una cama matrimonial, así que tener dos mínimo fue grato.

La habitación tenía apenas un conector de electricidad, la habitación era muy oscura, en el baño había una ventana por la que cualquiera que pasara podría espiarnos, y... bueno, simplemente no era igual a lo que prometieron en la pagina web... si no nos creen, miren:

Expectaciones: 





Realidad:






Pero bueno, también tenía una gran ventaja: el Wi-Fi del hotel llegaba a mi habitación, y podía conectarme sin problema. Sabía que de esta forma me sería fácil seguir en contacto y también pasar el rato al estar en el hotel.

El calvo y yo acordamos que no dejaríamos nada de valor a la mano de las de la limpieza, y que guardaríamos muy bien toda cosa que tuviéramos que dejar en el hotel. Gracias a lo que dijo el maldito taxista, también acordamos en nunca salir solos del cuarto y en estar siempre muy pendientes de cualquier cosa que pudiera pasar.


El susto por el hotel me duró poco, pues apenas una hora después de haber llegado el celular se me cayó dentro del escusado... rápidamente lo apagué, desarmé y sequé... le dejé apagado para intentar encenderlo horas luego, y como bien saben muchos, se negó a encender... pero de eso ya hablaré más adelante.

El hotel se encuentra frente a la ruta de paso del Macrobus, que es una linea recta que recorre toda la ciudad de Guadalajara y que consta de casetas bien equipadas. Pero esto también provoca que la calle sea difícil de transitar. A unas 6 cuadras del hotel, había un "Seven Eleven" (un minisuper), y aunque eran las 2 de la mañana, y el lugar nos daba un miedo enorme, el calvo y yo nos amarramos de valor y salimos del hotel para caminar todo el tramo.
Admito que en el camino nos morimos de miedo, fue horrendo... una vez llegamos al super, compramos unos doritos con queso, una esponja para lavar trastes, un refresco de toronja de 2 litros y un cepillo de dientes para el calvo. Luego de morir de miedo nuevamente en el camino de regreso, entramos a nuestro cuarto de hotel, verificamos que no nos hubieran robado nada y nos pusimos a cenar.


*aquí el calvo tragando, y la plancha que nos prestaron en el hotel y con la que el sujeto de la fotografía en cuestión plancharía toda mi ropa.

Cuando terminamos de comer y planchar ya eran las 4 de la mañana, yo tenía una reunión a las 10 de la mañana y mi celular estaba mojado... así que le dije al calvo "despiertame a las 8 de la mañana wey" y él dijo "Ok, no voy a dormir en toda la noche, cuando sea hora te despierto"

Así lo hicimos, el calvo duró 4 horas jugando WoW en la computadora, y me despertó a tiempo (aunque estaba al borde del desmayo el pobre)... yo me metería a bañar, y luego tomaríamos un taxi con rumbo a la expo Guadalajara, pero de eso hablaré en la próxima entrada: Día 1.



3 comentarios:

kurau dijo...

Ahora sí, sin arañas ni sueño ni cansansio de por medio.

Fue entretenido cuando me lo contaste la primera vez, ke creo, estabas llorando XD ahora tambien, pero se te nota lo calmado :P

En ese viaje hubieron muchos sacrificios por un bien mayor, me alegra ke te llevaras al calvo ke demostro ser un gran amigo y compañero de aventura.

sobre el hotel... si te fijas bien, solo le kitaron una lampara XD lo demas es ke mejoraron la iluminacion para la foto. Lo de la cama matrimonial fue un alivio, no? XD

esperando lo demas dias~

Kthrine dijo...

Recien pasandome por el blog...vaya babe, un comienzo con tropiezos pero a miras de algo grandee, tu mismo siempre has dicho que el comienzo de una buena historia siempre es lento!! Y esta etapa no ha sido diferentee! Espero desde ya el resto de tu experiencia

Hiroyuki-san dijo...

Jajajajajá realmente creí que era calvo... Jajajajajá.
Supuestamente pagas el taxi por ser “el mejor servicio de transporte" y siempre te salen con alguna tontería como la que mencionas, o en si caso te quieren sacar platica de algo que no te interesa. Bueno ya esta de más, jamás había tenido una cena con Dorito's y Fresca... (o_o)
Sya.

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.