Lo Último

¡Lectores Fantasma: Púdranse!


¡Lectores fantasma: Púdranse!


Y a todos los lectores fantasma que esta historia pudiera obtener, déjenme hacerles saber que han alcanzado el tope de sus cínicas capacidades, felicidades: hijos de puta.

Me despierto una dulce mañana de un 30 de febrero como cualquier otra. Preparo café, saco un pan dulce de la alacena y enciendo mi computadora. Lo primero que hago, (después de revisar mi Facebook, mi twitter, mi Hotmail, mi gmail, mi Tumblr, mi Whatsapp y de crearme cuentas en varios foros, de descargar algunas series, de revisar Mc Anime, de revisar Kronos, de ver los resultados de los partidos del día anterior y de buscar por todas las redes sociales el paradero de mi amor de la escuela primaria sin éxito alguno etc.…) es abrir un documento de Word en blanco, animado a escribir algo.

¿Qué cosa escribiré? No lo sé… usualmente cuando tengo ganas de escribir algo no tengo idea de que será, simplemente abro el noble Microsoft Word 2007 y permito que mis ideas pasen a través de mis dedos para formar cualquier cosa. No siempre me sale una notoria obra maestra, pero lo importante es que hago lo que me gusta, ¿cierto? Escribir historias, cuentos, novelas, relatos y después subirlo a internet para que gente que gusta de la lectura amateur me dé una revisión y me diga sus opiniones.

Dicho y hecho: me pongo a escribir. En esta ocasión, es una historia enternecedora acerca del Pequeño Timmy, un personaje que acabo de inventar. Es un niño intrépido, hijo de padres ricos y que muy apenas le prestan atención. A él no le gusta pasar el tiempo en solitario, así que en uno de sus intentos de pasar tiempo con sus padres, se mete de contrabando en la cajuela del auto de su madre para ir con ella a su lugar de trabajo mientras su padre se encuentra en un viaje de negocios en Shangai.

Normalmente la madre del pequeño Timmy hubiera descubierto la travesura de su pequeñín cuando llegara a su lugar de trabajo y tuviera que bajar algunos papeles de la parte trasera del automóvil, pero lo que el pequeño Timmy no sabía, era que había escogido un pésimo día para acompañar a su madre al trabajo: los viernes. Esos días, ella siempre se desviaba a la casa de su jefe, el señor Keith, para hacer cosas que el papá del pequeño Timmy bien podría considerar… un poco inapropiadas, si saben de lo que hablo.
Para hacerles la historia corta, el pequeño Timmy empuja los asientos traseros del auto para salir del mismo y sorprende a su madre en brazos del señor que le regaló un dinosaurio de juguete (no crean que de verdad) en navidad. La historia termina con el pequeño Timmy diciendo de forma inocento-asustada “¿Mamá que estás haciendo?”.

¿Impresionante, cierto? Yo lo pienso igual, ¡esto es una obra maestra! Por eso mismo, lo próximo que hago es subirlo a Mc Anime. Más específicamente, en el subforo de Fanfics. Donde miles de usuarios hacen lo mismo, publican sus textos para que los demás los lean y comenten sus impresiones… no conozco un solo escritor en el universo que no disfrute de alguien diciéndole “leí tú historia y me ha gustado”.

Le pongo de titulo “la decepción del pequeño Timmy”, público tema y reviso que todo esté en orden una vez lo he hecho. Lo leo como 50 veces, le hago como 90 correcciones y edito el post unas 90mil ocasiones antes de quedar enteramente satisfecho del resultado. Una vez termino, actualizo la página para verificar que nadie haya leído y comentado ya. La respuesta es: no. Aún no comentan.

― Bueno, es una historia larga ― Pienso, rascándome la cabeza (de arriba) con impaciencia. ― Seguramente tomará unos 5 minutos más para que empiecen a lloverme los comentarios.

Eso es, no hay otra explicación, ¿cierto? Es impensable que alguien no lea algo tan perfecto, ¿cierto?
Me decido a ir a hacer la hora por ahí. Tomo un baño, limpio mi cuarto, lavo el auto, separo la ropa blanca a la de color, quito el polvo de las cortinas, compro un gato, alimento al gato, me fastidio del gato, regalo al gato y me hago algo de comer. Mientras como, decido echar un ojo a Mc Anime para orgasmearme viendo como la gente opina sobre mi obra literaria más reciente… lo que está ante mis ojos no tiene explicación alguna:

Respuestas: 0     Lecturas: 550

¿0 respuestas? ¡Tiene que haber una clase de error! ¿Cómo es posible que tenga 0 respuestas pasadas ya 3 horas de haber publicado el tema? ¡La historia será larga pero se lee en unos 15 minutos, es imposible que nadie la haya terminado ya a estas alturas! Más importante que eso: ¿Cómo es posible que de 550 personas que hayan revisado el tema antes ni una sola se haya dignado a comentar? De acuerdo, supongamos que unas 10 lecturas son mías de cuando estuve editando el tema, ¡¿pero y las otras 540?! ¡¿En donde estaban y porque no estaban comentando sobre lo buen escritor que era?!

Tenía que haber alguna especie de error… ¡tal vez mc anime volvió a sufrió una caída mientras esas 500 personas trataban de comentar simultáneamente! Un momento… ¿eso no era comenzar a rozar con lo absurdo? Rozar sería poco… eso sería estrellarse en lo absurdo y fusionarse en uno solo con él… siendo yo una persona de objetivo razonamiento, no podía ponerme a pensar esas tonterías, tenía que llegar a una conclusión con mayor sentido.

― Los lectores de Mc Anime tienen un pésimo gusto. Yo hago obras maestras y ellos no saben apreciarlas.

Aquellos grandes artistas que no fueron valorados en vida son muchos. Está un solitario Picasso, está un apasionado Shakespeare, está un cómico Don Ramón y estoy yo… un grandioso genio de la literatura incomprendido por 550 hijos de burra que no fueron capaces de darme su opinión de mi historia.

Sacudo mi cabeza para quitarme la negatividad. ¡No puedo rendirme solo porque mi obra no ha sido apreciada lo suficiente como para obtener unas cuantas críticas! ¡No porque un montón de tipejos no hayan tenido la decencia de pasarse a dejar un comentario significa que debo de rendirme! ¡Es precisamente todo lo contrario lo que debo de hacer! Debo escribir más y mejor, ¡debo de crear un texto tan impresionante que haga llorar hasta a sus ancestros y todos se pongan de pie al finalizar y se pongan a aplaudir como lerdos a la pantalla para que sus abuelas que miran la novela en la sala piensen “pobre mi criatura, está loquita”! ¡DEBO DE CONMOVER SUS CORAZONES AL PUNTO EN QUE PIDAN UNA PELÍCULA DE MI CUENTO Y FUNDEN UN FC CON MI NOMBRE!

Motivado como nunca abro nuevamente un documento de Word en blanco y permito que mis ideas fluyan a través de mis dedos. 

― No van a saber que les pegó ― Pienso, relamiéndome los bigotes mientras mi gesto esboza una sonrisa malvada ante la maravilla de la creación que comienza a erigirse ante mis propios ojos como si fuese arte de magia. 

Dicen que la muralla china es una maravilla cuya maestría no podrá igualarse nunca por manos humanas, dicen que las pirámides de Egipto y México son creaciones de perfecciones tan impresionantes que no pueden ser de este mundo… bueno, lo que he escrito yo, destroza esa tonta murallita que protegió China de los hunos y deja en ridículo los conocimientos arquitectónicos y astronómicos que esas civilizaciones antiguas pudieran tener. 

 Esta vez la historia trata nuevamente sobre el pequeño Timmy, solo que esta vez ya está un tanto más crecido y ha superado finalmente la desgarradora realidad de su madre… también ha lidiado bastante bien el hecho de haber descubierto que cuando su padre le decía que se iba “de viaje de negocios” en realidad se largaba a Las Vegas a travestirse junto con sus amigos para pasarla de lo lindo con otras locas del negocio.
En fin, el pequeño Timmy ya tiene 16 años y se ha conseguido una novia: Bernarda. La chica de al lado. Antes era la gordinflona del barrio pero ahora, por fines de mejoría, es una tremenda belleza candidata a modelo de Victoria Secret. El pequeño Timmy la ama con lujuria y pasión desenfrenada. De hecho, planean casarse apenas terminen la preparatoria para juntos cumplir su más reciente sueño de ser empleados de un Oxxo a tiempo completo para mantener un pobre hogar irresponsable con posiblemente más de un hijo. ¿Todo suena bien, no? ¿Parece que la historia es hermosamente feliz, cierto? ¿Y qué si les digo que de pronto la Bernarda se entera de que tiene sida, cáncer, papiloma, fiebre del pollo y deudas en Elektra y Banco Azteca y que encima le han dicho que su periodo de 30 días de prueba en Crunchy Roll se ha agotado y le van a empezar a cobrar a la tarjeta? ¿Ya no estarían sonriendo, eh? ¿EH?

Pasan los días y las múltiples enfermedades de Bernarda en suma a su terrible endeudamiento con Elektra comienzan a cansar su joven cuerpo y a demacrarlo. Peor aún, ahora tiene que pagar por ver animes en Crunchy Roll… y eso comienza a matarla lentamente.

El pequeño Timmy tiene que ver como su mujer amada muere sin tener como evitarlo… y así lo hace hasta que finalmente perece, justamente el día en que se suponía iban a casarse. El Pequeño Timmy la entierra él mismo con sus propias manos, en el jardín, con el vestido de novia puesto… luego llega la policía y se lo lleva por andar enterrando gente en áreas inapropiadas.

 Leo mi historia una vez término de escribirla y me pongo a llorar conmovido. ¿Cómo es que escribo tan bien? ¿Por qué mis historias son tan profundas y emocionantes? ¡Mi nivel está en fuera de serie! ¡No paro de sorprenderme a mí mismo, que bárbaro carajo! Esto SI que lo van a comentar.
Repito el proceso que hice con el cuento anterior: lo público en mc anime y le pongo de titulo “La decepción del pequeño Timmy II: La venganza de Elektra” (para que la gente se pique desde el inicio) y espero pacientemente sentado a que lleguen los miles de comentarios desbordantes de fervor y admiración hacia mi persona. (Entiéndase: me pongo a presionar F5 una y otra vez esperanzado a que ahora si salga alguien a decirme algo).


 Pero los comentarios no llegan.


Pronto mi historia baja en los lugares del foro y es sustituida por otras que si tienen lectores y queda olvidada en los últimos puestos… lo más deprimente de todo, es que probablemente para mañana ya esté en la segunda página, y todos sabemos que la segunda página a nadie le importa un carajo. No es que tenga nada en contra de las segundas páginas, pero no son las primeras… ustedes me entienden.

No soporto más, caigo en lo más bajo que un escritor de mc puede caer: me pongo a leer historias de los demás y a comentarles mis opiniones invitándoles a leerse mis dos historias recién publicadas ese mismo día… me siento como un vil perro pidiendo por comida en un puesto de tacos, pero es que si me pongo a pensarlo bien, eso es lo que soy… si no puedo recibir un maldito comentario, no soy más que un vil perro más de la jauría… no sé de donde saqué antes tanta confianza para sentirme un fuera de serie. Sabes que si en un maldito foro de anime nadie te comenta, es que no eres nadie.

La negatividad cubre mi corazón y llego a pensarme seriamente en retirarme de esto de la escritura cuando por pura casualidad me doy cuenta de que uno de los autores de las historias que comenté en busca de migajas ha contestado a mi comentario, lo que dice es lo siguiente:

“Me alegro que hayas disfrutado de mi historia, significa mucho para mí saber que has pasado un buen rato leyendo algo mío.
Sobre los cuentos que me recomiendas a leer, he de decirte que ya los he leído hace rato pero me dio flojera comentarte. Están buenos.
Saludos.”

Parpadeo unas 50mil veces antes de darme cuenta de lo que acabo de leer… ¿Ese tipo ya se había leído mis historias pero no me dejó un comentario aunque pensó que eran buenas? Reviso el Nick del usuario, un tal Boni-kun es el responsable de semejante improperio. ¿Qué le pasa a ese tipo? ¿No es obvio que cuando lees algo y lo disfrutas tienes que decir algo al respecto al menos por pura cortesía? Tal parece ser que para este sujeto la cosa no va así.

Normalmente me enojaría y dejaría de hablarle… pero estoy tan desesperado por un maldito comentario que voy a responderle nuevamente pidiéndole amablemente que por favor me deje una opinión en cualquiera de mis dos historias. Su respuesta fue la siguiente:


“Claro, claro… luego me paso”


El maldito no se pasó nunca. Boni-kun, estás en mi lista negra.


Me encuentro con la sorpresa de que otro de los escritores a los que he mendigado me ha respondido, en esta ocasión es un tal Krellan, y lo que dice es lo siguiente:



“Que hay bro, me he leído tus historias pero me da algo de flojera comentar… y pasa que esto de ser lector fantasma me gusta jajaja xD…”


Parpadeo nuevamente, perplejo. ¿Lector fantasma? ¿Qué carajo? Es un término enteramente nuevo para mí, nunca había leído algo parecido. El concepto es más claro que el agua: un lector fantasma es una persona que lee las cosas pero no comenta cuando lo hace. 

Si no estuviera leyendo el comentario de Krellan, yo mismo hubiera dicho algo como “no existe tal cosa como un lector fantasma”… pero ahora tengo evidencia de que ellos en verdad rondan por este mundo… en verdad existe gente tan maligna que se lee algo, lo disfruta y se va sin decir nada a cambio… tanta maldad solo puede caber en el mismísimo Satanás.

Suspiro, aliviado al saber que hay gente que se ha leído mis dos historias, pero no me siento nada feliz… no puedo creer que existan criminales que se leen lo que uno publica sin dejar NADA a cambio… el sentimiento de injusticia llena mi ser de pies a cabeza… me doy cuenta de que hay que hacer algo, pero a la vez comprendo que es imposible luchar contra un enemigo que no puedes ver… es una batalla que no puede ser ganada.

  El asunto de los lectores fantasmas pasa a ser un tema que realmente me intriga, así que me decido a preguntarle a otros escritores del subforo su opinión sobre los lectores fantasma, aquí sus respuestas:

Kurau-cas dijo:

¿Los lectores fantasmas preguntas? No tiene caso pequeñin, son unas bestias salvajes que deben estar libres, en la jungla… pero algo es seguro…

*pausa dramática*
No debemos olvidar que ellos… están aquí…
Uy, ya me dio miedo… mejor me voy a dormir.

Liare dijo:

Ahora estoy más preocupado de los chocolates, ¿te has preguntado por qué los comemos? ¿No? Pues deberías… creo que ellos empiezan a hacerlo.

Memorama dijo:

No tienes porque insultarme :’( yo no te hice nada mejor dejame en paz y olvidate de mi ¿ok? Y no conozco a esos por los que me preguntas

Fujitaka dijo:

Joder tío, ¡hostia! Esos tíos son la leche, ¡mira que tener los cojones llenos para no comentar es de machos, es de machos tío! Ahora a joder a otra parte que tengo que ir a hacer cosas guays.

Zydder dijo:

Los lectores fantasmas son distractores para que todos olvidemos que Boni Peña Nieto es el moderador, no te dejes engañar y mejor vamos a planear como destruirlo, si te unes a mí prometo que no te trolearé tanto por ser nuevo… bueno, no… es mentira, voy a trolearte como nunca nadie antes te ha troleado… voy a trolearte tan duro que tu mamá va a llorar.

Fidu dijo:

Puedo contestarte mientras escribo millones de historias simultáneamente. Los lectores fantasmas son mis mejores amigos, yo tengo unos 90000 por historia… y confío en que algún día se van a dignar a dejarme un comentario. Por eso, espera ahí como yo amigo... y únete a los scouts.


(Ya que no le respondí instantáneamente, Fidu me envió otro mensaje)


Fidu dijo (de nuevo): 

Una pequeña duda, ¿preguntas esto por alguna especie de encuesta televisiva? Si es así, quisiera que mi rostro saliera pixeleado.

(Por pura diversión otra vez no le respondí de inmediato, casi al instante me envió un tercer mensaje)


Fidu dijo (otra vez):

Bueno y si tienes más dudas yo puedo ayudarte, tengo una historia de detectives.

____

He terminado de entrevistar a los escritores del subforo de fanfics de Mc Anime y me quedan dos puntos claros:

1.- Las personas que habitan en este lugar son muy extrañas
2.- Nadie quiere a los lectores fantasmas.

Me doy cuenta de que incluso con este conocimiento sigo en las mismas. Los lectores fantasmas siguen sueltos, leyendo nuestras historias sin dar nada a cambio, y nosotros, los talentosos escritores de obras maestras con talentos inconmensurables fueras de serie seguimos sin recibir la paga que merecemos (por supuesto estaba siendo amable al hablar en plural, obviamente el único con estas características soy yo mismo).

Ya es de noche, me he pasado todo el sábado escribiendo y tonteando con los escritores de mc anime.

Apago la computadora y me tiro en la cama. Tengo los ojos cansados y me muero de hambre, pero si me pongo a comer tendré pesadillas en la noche y odio levantarme asustado por haber soñado con una morsa gigante que me persigue mientras navego por el Támesis.

Mientras trato de arroparme en los brazos de Morfeo, se me viene nuevamente a la mente todo el asunto de los lectores fantasma…

¿Quiénes son?
¿Por qué lo hacen?
¿A quién representan?
¿En quién creen?
¿Saben que están obrando mal?
¿Son seres humanos?
¿En verdad son amigos del fidu?

Mientras más pienso en ellos, más se me espanta el sueño… ¿es que esos desgraciados están destinados a hacerme un miserable autor inclusive cuando trato de dormir? ¿Es obra del universo que los lectores fantasmas de una forma u otra logren afectar mi noble existencia? 

Abro los ojos. No podía permitir que eso pasara.

Me pongo de pie. No iba a darles la victoria.

Aprieto los puños. Iba a terminar con ellos… con todos y con cada uno de ellos.

¡Me he decidido! ¡Voy a encontrar una forma de terminar de una vez por todas con aquellos ingratos que leen algo sin dejar una opinión! ¡Mi medida será tan efectiva y tan letal que todos y cada uno de ellos van a retorcerse en el suelo mientras se lamentan por haber sido tan insensatos! ¡Voy a darles caza, y uno por uno caerán ante mi juicio y jurisdicción! Lectores fantasma, ¡Su hora ha llegado! Todos los escritores del subforo de fanfics, incluyéndome a mí, su poderoso líder, hemos decidido que esto es un HASTA AQUÍ. ¡No más abusos! ¡No más ingratitudes! A partir del momento en que yo lance mi ataque contra ustedes, va a comenzar una nueva era en que TODOS los que leen COMENTAN.

Me pongo a reír como lunático, me emociono, celebro, me pongo a bailar como irlandés y luego me jacto a los 4 vientos de lo que voy a hacer. De pronto, se viene a mi mente la incógnita del millón:

¿Y cómo vas a hacerlo?

Pienso por unos instantes y me echo a dormir… ya eso lo pensaré mañana... lo que es un hecho, es que esos bastardos tienen que pagar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja si no te amara tanto te odiaria, o era al revés? carajo que importa, me hiciste reir como hacia mucho no lo hacias XD ahora si me permites,me marcho, que me hago pipi!!! jajajajaja

Krellan dijo...

Aparezco en una historia de Boni!! *_*

Krellan dijo...

Aunque... soy un cabron XD!

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.