Lo Último

Cuando comenzamos a vivir juntos! (Creo) (AVANCE)


Es hora de hacerlo oficial al menos en este blog: desde el pasado 10 de abril me encuentro trabajando en un relato especial de celebración por el primer aniversario de la historia de la autoria de Claudia Aviles (kurau-cas), cuando comenzamos a vivir juntos. El relato especial del que estoy hablando vendría siendo un crossover (cruce de historias) entre la ya mencionada historia y "Amo a mi esposa! (creo)" de mi autoría.
Muchos de los lectores de kurau-cas me leen a mí también y viceversa, son dos historias que si bien en género no son muy parecidas, en escencia cómica y preferencia romántica tienen bastantes parentescos que hacen que la unión sea algo posible.


"Cuando comenzamos a vivir juntos! (Creo)" Unirá a Zack Mosh y Ellie Clearwater con Emi Llanos y Alex Villagra en una historia que (al menos en la opinión personal) promete.
Ya que aún falta algo de tiempo para su lanzamiento completo, agregaré aquí una pequeña probada para que sepan como viene la cosa, espero lo disfruten:



…Llegamos hasta el extremo norte del parque, donde quedaba por recorrer únicamente la colina artificial que se sostenía por un muro de ladrillos en profundidades variadas por mera estética. Dicho lugar era insoportable para los practicantes callejeros del Parkour (de esos que se la pasan escalando, saltando y demás), como ninguno de nosotros dos lo era, hicimos el tramo para rodear la muralla. Después tocaría subir la colina y cruzar el puente peatonal, si lo lográbamos: seríamos inalcanzables.
El maldito mono no quería que fuera así de fácil, al parecer el muro no era seductor solo para los que hacen Parkour.
― ¡IHHHHHHHH! ― chilló Emi, deteniendo su carrera de golpe. ― ¡Zack, ayúdame, el mono se volvió loco!
Regresé sin darme la vuelta hasta donde Emi se había detenido: el simio, cuya correa seguía atorada en el cabello de la chica, se había visto seducido por el ya mencionado muro y había decidido escalarlo por un rato. El que estuviese atado a una adolescente prófuga poco le arruinaría la diversión al muy desgraciado.
Subió sin problemas más o menos un metro, el problema llegó después; cuando a causa de la correa atorada ya no podía avanzar más. El simio, molesto, comenzó a tirar con fuerza, y cada tirón arrancaba quejidos a Emi. Aguanté la risa, como todo un campeón.
― ¡No te quedes mirando! ― Trató de quitar la correa de su cabello. ―  ¡Apúrate y ayúdame!
― ¿Por qué no solo le das un tirón fuerte a la correa? ― Sugerí. ― Ese chango no es más fuerte que tú.
― ¡Pero si es más violento! ¡Si lo quitó de aquí a la fuerza se va a enojar y va a empezar a morder, escupir y a lanzar excremento otra vez! Así que ven aquí, y ayúdame a quitar el nudo de una vez por todas.
Miré a mi izquierda para verificar que aún no nos alcanzaran. Ciertamente, liberar a Emi del nudo era algo que teníamos que hacer, pero visto el embrollo desde cerca era tan complicado que no parecía algo que se pudiera hacer mientras estuviéramos escapando… y ser atrapados no era una opción sabiendo la gravedad de las consecuencias.
Emi insistió sin decir nada, solo suplicando por ayuda con su siempre divertida mirada. Me encogí de hombros.
― Esta bien ― Acepté, acercándome hasta ella. Ya que es más pequeña que yo, no tuve problemas para ver el nudo que se extendía a través de toda su larga cabellera. ― Veamos… no puedo encontrar donde termina la correa ni donde empieza tú cabello… ¿Has pensado alguna vez en quedarte calv…
― ¡NUNCA!
― Bien, creo que raparte no es una opción para ti… así que solo voy a quitar los…
― ¡OH, NO!
― ¡Oye! ― Reñí, frunciendo el ceño con indignación. ― ¡No tiene caso que me pidas ayuda si después te vas a negar a todo lo que proponga para liberarte!
― ¡NO TONTO, ES QUE YA VIENEN!
Emi señaló al sendero donde justo hace apenas un minuto corríamos por la libertad: efectivamente, un grupo de guardias de seguridad, acompañados de ese sujeto, se acercaban caminando a donde nosotros estábamos.
― Nos han atrapado… ― Se lamentó Emi, con resignación. ― Te lo dije, contra él no se puede ganar…
Rechiné los dientes con fastidio… ¿Qué seguía a continuación?
Para saberlo, van a tener que leerse todo el relato, ¡pues este solo fue un avance! ¡JA!

2 comentarios:

kurau dijo...

JAJAJA... maldito desgraciadooooo!!

como vas y muestras eso nada masssss??!!

kiero saber ke tramo tu malevola mente!! >.<

Anónimo dijo...

holas OwO aqui kit desaoarecida jejejeje!
Lo esperare con ansias, me has recordado que nunca terminé de leerme cuando comenzamos a vivir juntos

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.