Lo Último

Conmovedoras lecciones de vida de Junior y Don Ramón


“Conmovedoras lecciones de vida con Junior y Don Ramón”
– Chicos, entramos al aire en 5 segundos, ¿Están listos ya? – Preguntó el técnico, haciéndole señas a los camarógrafos mientras miraba con impaciencia a los protagonistas.
– ¡Venga! – Exclamó Don ramón, levantando el dedo pulgar, en señal de aprobación.
– ¡Porsupollo! – Coincidió Junior, tomando asiento y acomodándose la corbata, en ese momento, la cámara comenzó a rodar el primer programa en el justo momento en que las luces iluminaron un set ambientado como una sala pintada en tonalidad crema con 5 sillones blancos en tonos dorados y una mesita de centro de mármol del mismo color que las paredes, en los únicos sillones individuales ubicados en el set se encontraban sentados dos sujetos vestidos con un esmoquin blanco con moño negro, uno era rubio y de ojos azules con peinado de hongo y gesto perdido, mientras que el otro llevaba un muy bien planchado gorro de mezclilla en la cabeza, ambos sonreían con galantería ante las cámaras  mientras el sonido de inicio del programa terminaba.
– Buenas noches tengan ustedes, amable auditorio – Saludó el sujeto con el gorrito de mezclilla. – Bienvenidos sean ustedes a esta su casa, me gustaría primero que nada, cederle las presentaciones a mi colega aquí a mi lado.
Don Ramón hizo un ademán con el brazo al compañero que estaba a su derecha, este reaccionó con una sonrisa.
– ¡Bienvenidos a la primera edición de las conmovedoras lecciones de vida de Junior y Don Ramón! – Exclamó el chico rubio, poniéndose de pie y aplaudiendo mientras gritaba. – ¡Yo soy Junior, abogado, detective, ninja, travesti y ladrón de coches al estilo Nueva York, y este encantador viejillo no necesita presentación, pero igual la haré! Él es… el único… el inigualable… el inimitable… el siempre imitado jamás igualado… ¡por supuesto que les estoy hablando de el grandísimo Don Ramón! ¡Qué digo Don Ramón! ¡Señor Doctor Don Ramón!
– Ah, por favor, no seamos tan formales mi estimado Junior – Pidió Don ramón, poniéndose de pie y tomando al rubio por los hombros. – Tú puedes llamarme Don Ramón solamente… oye… ¿Por qué no le contamos a nuestro auditorio de que se va a tratar este programa?
– ¡Me robó usted las palabras de la azucarera mi Don Ramón! – Exclamó Junior. – ¡Pues venga entonces! Amado respetable, ¡USTEDES ESTÁN VIENDO EL PRIMER PROGRAMA CONMOVEDOR LEGAL DRAMATICO ENTERNECEDOR RELIGIOSO COMICO DEPORTIVO MUSICAL MAGICO TERAPEUTICO Y FAMILIAR! ¡QUE NO LE VENDAN PIÑAS! ¡ESTAMOS EN EL MISMO HORARIO QUE LA ROSA DE GUADALUPE Y CADA QUIEN SU SANTO, PERO SOMOS MEJORES, ASÍ QUE CAMBIELE DE CANAL Y VENGASE CON NOSOTROS!
– Así es, mi estimado Junior, yo no podría haberlo dicho mejor, ¿Para qué ponerse a ver un programa en el que la virgen ayuda a la gente cuando podemos ser nosotros quienes lo hagamos?
– Ah caray, eso no venía en mi contrato – Bufó Junior. – ¿Apoco vamos a ayudar a la gente?
– ¡Pero claro mi güero! ¡¿Qué no vez que ahí afuera hay miles de personas en necesidad de ayuda de un par de astros televisivos como nosotros?! No podemos dejarle todo el trabajo a Laura Bozo y a Oprah, es por eso que en este programa tendremos también siempre una sección llamada “Ayuda al pueblo”, en el que nos trasladaremos a diversas ciudades del mundo con el único propósito de hacer un mundo mejor.
– ¡Y para hacer al mundo mejor tienen que comprar las mejores plumas del mundo mi estimado y respetado anciano! – Acertó Junior. – ¡Tienen que comprar plumas el colibrí, ya no dan cáncer y son muy baratas! ¡Así que no lo olvide, vaya a la papelería y pida plumas el colibrí!
– ¿Ya tan pronto estamos necesitados de publicidad? – Preguntó Don Ramón, en tono decepcionado. – Vaya… eso es algo… triste… ¿No crees?
– ¡Bueno, pero no se desanime Don Ramón! ¡Qué hoy estamos de fiesta por primer episodio, así que mejor vamos a continuar explicando que otras cosas haremos en el programa!
– ¡Chanfle! ¡Es verdad, me dejé llevar, pues venga! ¿Qué más haremos en el programa Junior? Cuénteme por favor.
– ¡Durante cada episodio vamos a actuar un drama con distintas situaciones de la vida diaria, conmovedoras, duras, imposibles, irrealizables, destrozadoras y difíciles, mi querido Don Ra! Tendremos invitados especiales y muchas situaciones realistas que dejarán a toda la audiencia con un corazón conmovido, ¡Un caldo de pollo para el alma total!
– ¿En serio? – Preguntó Don Ramón, cruzándose de brazos y fingiendo sorpresa. – ¿Hoy también presentaremos un drama?
– ¡Por supuesto! – Repuso el rubio al instante. – ¿O me equivoco, Mimoso?
– ¿Mimoso? ¿Quién es Mimoso, Junior?
– Ah, es el productor del programa, ¿No lo conoces?
– Eh… pues claro que lo conozco pero… se llama Felipe Macías, ¿No?
– Pero se parece mucho al Mimoso Ratón que salía en un programa infantil de hace muchos años llamado odisea burbujas así que he decidido llamarlo así… a él no le molesta de todas formas… ¿Verdad, Mimoso?
Junior dirigió la mirada al productor, que puso cara de pocos amigos, era un hombre ya bastante mayor y con cabello canoso, las cámaras lo enfocaron, para dejarle claro a la audiencia de quien hablábamos.
– Eh… creo que no le gusta mucho – Bufó Don Ramón. – Pero me dicen los guionistas por el auricular que terminemos de decir que cosas habrá en nuestro programa antes de adentrarnos en la vida de los técnicos detrás de cámaras, ¿Qué te parece si me dices que mas haremos, Junior?
– Bueno… tendremos invitados en el set y debatiremos sobre los temas que tratemos cada semana, a veces le haremos a lo “Laura en América” y seremos jueces de casos de la vida real a lo Silvia Pinal, como somos multifunciones también podemos hacerle un poco de competencia a mi hermana Paty Chapoy que seguramente nos está viendo con eso de los chismes del espectáculo y muchas cosas más, ¡No se lo pueden perder!
– Y oí que dijiste algo de un tema por episodio – Objetó el ídolo de millones, con astucia. – ¿Por qué no nos hablas del tema de hoy?
– Bien, mi estimado Don Ra, normalmente el tema se entrega al inicio del programa, pero por ser primer episodio pues se nos fue el avión… pero ya se lo digo ¡El tema de hoy es el tráfico de bebés! ¿Y a que no adivina quién va a ser nuestro primer invitado de SÚPER ULTRA LUJO?
– No me digas que va a ser Chabelo, ¡Me lleva el chanfle!
– Para nada mi Don Ra – Tranquilizó Junior, tomando asiento. – ¡Este es mucho mejor que chabelo y las kétchup juntas!
– Ahora si captaste mi atención Junior… ¿Quién es nuestro invitado de hoy?
– ¡Nuestro invitado de hoy es CRISTIANO RONALDO! ¡Pasa, por favor!
Detrás de una puerta visible al fondo del set aparece un chico de estatura media, peinado fresita, con un “Babyface” impresionante, bastante mamadolores (hay que admitírselo) y con el mismo traje blanco que nuestros dos anfitriones llevan puesto, abraza a Don Ramón y a Junior como si fueran hermanos y cuando Junior le da una palmada en la espalda, este por puro reflejo se tira al suelo con un tremendo clavado y comienza a exigirle falta al árbitro, pero se da cuenta de que no está en un partido así que intenta disimular que no ha pasado nada, sentándose a un costado de nuestros protagonistas.
– ¡Es todo un honor tenerte aquí, Cristiano Ronaldo el mayor goleador en la historia de la liga española! – Exclamó Don Ramón. – Muchas gracias por presentarte aquí con nosotros a pesar de que ahora seguro Mourinho tiene a todo el equipo entrenando para vencer al Barcelona en el siguiente torneo.
– Yo soy Cristiano Ronaldo – Repuso el futbolista con su ya conocido acento portugués. – Y no me importa venir al mejor programa del mundo para ayudar a la gente… ¿Saben porque?
– ¿Por qué? – Preguntó Junior.
– Porque yo soy Cristiano Ronaldo y ayudo gente.
– Ah… ¡pues muy bien! Me parece admirable que un futbolista tan famoso como tú se de la molestia de ayudar a la gente… en serio, muchas felicidades por parte de este humilde y ya difunto ídolo actoral mexicano.
– Yo soy Cristiano Ronaldo, y le agradezco a Don Ramón su halago.
Hubo un par de segundos de silencio incomodo, pero Junior sacó las papas del fuego con astucia.
– ¿Les parece si comenzamos con el drama del día de hoy? ¡Hay que recordar que los tres hemos actuado en él! ¿O no, mí querido Don Ramón?
– Tiene usted toda la razón mi estimado Junior – Repuso Don Ramón, sonriente. – Esperemos que ustedes en casa, mediten acerca de este tema tan serio que es esto del tráfico de bebés con esta pequeña y humilde dramatización realizada por mí, mi colega Junior, Cristiano Ronaldo y algunos actores de reparto sin importancia, apenas termine lo hablaremos aquí… no se vayan, que estamos en “Conmovedoras lecciones de vida de Junior y Don Ramón”.
Todos los televidentes, en casa, pueden ver como la pantalla se va alejando lentamente para luego ser reemplazada por un plano completamente distinto, ahora nos encontramos en una calle de aspecto pobre en la ciudad de Bancock, (Sabrá Dios por qué nos trasladamos hasta allá, pero así es esto de la televisión, ¿No?) En fin, se puede ver a un bebé recién nacido arrastrándose tranquilamente por las calles, pese a no tener suficiente equilibrio para sostenerse en sus piernas, el chiquillo tiene brazos muy fuertes, es por eso que con facilidad el pequeñín se pone a rebasar elefantes por el carril izquierdo y a aplicar corte de manga a los viejitos que manejan con calma sus burros, por desgracia, el que este niño sea tan audaz para conducir en el trafico utilizando solo sus manitas, no significa que quede a salvo de un malvado ladrón de bebés, que le mira de cercas.
– Yo soy cristi… yo soy el ladrón de bebés… y robo bebés. – Murmuró el malvado ladrón de bebés, tronándose los nudillos con ansiedad, en ese momento, corrió con fuerza hacía el bebé y… ¡BAM! ¡Lo ha tomado! ¡Es el crimen perfecto! Lo peor es que nadie se fija… a nadie le importa que ahora esa pequeña criatura del señor haya sido raptada por un malvado y apuesto criminal, que ni siquiera se puso a correr por su crimen, simplemente se lo llevó caminando, con tranquilidad.
El bebé trata de liberarse, pues recién iba a comprar unos cigarrillos para ver tranquilo el football hindú, se enfrentaban el Rajshki FC contra el RÏal Mändril en la WEFA CHAMÜS LEAGUE y pintaba para ser el mejor partido de toda Asia, pero naturalmente su fuerza no es suficiente… así que se pone a llorar… ¿Pero quién le hace caso a un simple y petardo recién nacido? Es como aquellos que no se molestan en preguntarles cosas de futbol a las chicas, ¿Para qué carajos hacerlo si sabes que te van a responder cualquier cosa? Es triste… pero un bebé no tiene ni voz ni voto en este mundo de adultos.
Finalmente el bebé es arrastrado hasta la guarida de los ladrones de bebés, donde tienen a varias criaturitas de menos de 9 meses de edad encerradas en jaulas de hámster con muy poquitas semillas de girasol y sin trocitos de papel higiénico para que hagan refugios, en algunos casos las ruedas de entrenamiento ni siquiera están aceitadas y los pobres bebés se lastiman sus orejitas mientras tratan de matar el tiempo, en esa habitación, se encuentran haciendo guardia los dos secuaces del malvado ladrón de bebés.
– Yo soy el ladrón de bebés y me he robado a otro.
– ¡Bien hecho, colega! – Exclamó Don Ra… bueno… el otro ladrón de bebés, el que tiene un gorrito de mezclilla en la cabeza. – ¡Con estos completamos para iniciar nuestra granja, solo hay que esperar a que crezcan para empezar a cruzarlos!
– ¡Podemos vender la mitad! – Exclamó el ladrón de bebés rubio y de ojos azules. – Solo a los más gorditos por Kilo en el mercado Cuauhtémoc.
– ¡Soy el ladrón de bebés y esa es una excelente idea, socio! – Exclamó el ladrón apuesto. – ¡Y podemos comernos los cabellos y las uñas, MUAJAJAJAJA!
– Entonces está decidido… – Murmuró el ladrón del gorrito. – Mañana en la mañana venderemos la mitad… entonces, a despellejarlos, amigos.
– ¡A LA ORDEN! – Gritó el rubio, poniéndose estruendosamente de pie y lanzándose a las jaulas de Hámster, los bebés, naturalmente, se pusieron a llorar.
– ¡Espérate, Junior! – Exclamó el ladrón del gorrito. – ¡Estamos actuando socio, calmado!




La escena se corta en ese momento y es sustituida por la imagen inicial del set, donde Cristiano Ronaldo, Junior y Don Ramón se encuentran sonrientes, esperando a que la fastidiosa música de puente termine para que puedan comenzar a hablar.
– Eh… los de producción me pidieron decirles que ningún bebé fue lastimado durante esta filmación – Aseguró Junior, sonriente. – Pasa que yo me meto muy fuerte en mi papel y…
– No es nada – Tranquilizó Don Ramón. – Solo que nos aseguraremos de nunca más darte un papel de antagonista pues es algo peligroso, ¿No?
– Soy Cristiano Ronaldo y yo no trafico bebés. – Aseguró el pichichi.
– Es bueno saberlo, querido Cristiano… – Intervino el chico rubio, alegre tras haberse disculpado públicamente. – Pues el tráfico de bebés es cosa seria, ¿O no mi Don Ra?
– Por supuesto que sí… de hecho… cuando el chavo y la chilindrina estaban chiquillos todavía, un señor se los quiso robar… pero yo intervine por ellos.
– ¿Apoco se le lanzó a los golpes al ladrón de niños? – Preguntó Junior.
– Soy Cristiano Ronaldo y esto me impacta.
– ¡Por supuesto! Si yo antes era boxeador... nomas que… pues el ladrón era fuerte y me puso una buena friega… al final en vez de robarse al Chavo y a la Chilindrina me robó a mí, me desperté unas horas más tarde, cuando un hincha del América quiso coserme a un trozo de madera con la excusa de hacer una tambora, el descarado solo me dijo que “Había llegado un buen hombre y me había vendido como cuero viejo de alpaca”… y desde esa ocasión es que sé que el cuero de alpaca es utilizado para hacer tambores en varios países de Sudamérica.
– Yo soy Cristiano Ronaldo y esa no es la historia que usted estaba contando, pero igual es muy instructivo.
– ¡Changos con las alpacas, Don Ramón! Pero ya con esa anécdota se nos ha acabado ya casi todo el tiempo.
– Bueno… – Repuso el nieto de la vizcabuela. – entonces quedamos todos de acuerdo, ¿No? El tráfico de bebés es algo muy feo, denigrante y que tristemente… ocurre cada día en el mundo…
– Es algo muy duro… ¿Sabía usted que el tráfico de bebés es el crimen impopular número 900 más común en Costa de Marfil según un estudio de la ONU en colaboración con TVnotas? Ustedes, en casa, eviten traficar bebés… hay otras soluciones ilegales más sencillas como robar coches o ser futbolistas del América… ¡Dejen de robarnos a nuestros bebés, caramba!
– Yo soy Cristiano Ronaldo y creo que los traficantes de bebés son malos.
– ¡Pues ya lo ha dicho el gran astro del futbol mundial! – Exclamó Junior. – ¡Desgraciadamente ya se nos ha acabado el tiempo por hoy, muchas gracias por estar con nosotros durante nuestro primer episodio y los esperamos también a la próxima! ¿Algo que agregar, Don Ra?
– ¡Solo quiero agradecerles y decirles nuestra frase del día! ¡“La vida tiene muchos misterios y aperturas, pero mira tú que la muy astuta tiene buena dentadura”! ¡Se quedan con Cristiano Ronaldo haciéndonos 900000 dominadas durante los créditos!
– ¡Yo soy Junior! – Exclamó uno.
– ¡Yo Don Ramón! – Coincidió el otro.
– ¡Y la vida, como muchas otras cosas siempre tiene solución! – Exclamaron, al unísono.
Aparecieron los créditos en letras blancas, mientras Cristiano Ronaldo, sabrá Dios de donde, sacaba un balón y se ponía a hacer dominadas, con eso el programa terminó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.