Lo Último

reestructuración del pasado: Zack y Ellie (Amo a mi esposa) Ellie:5/??


Tercer round (Ellie)
(2005, Texas)
No podía estar más molesta conmigo misma, mi evidente falta de valor era un fuerte participe en tan temprana crisis social, la pregunta seguía retumbando en mi cabeza “¿Por qué nunca traté de detenerla?” Siempre me mostré inconforme e incómoda, mas nunca hice nada al respecto, ¿Era eso lo que haría una verdadera triunfadora?
Falta de ánimos y sin intenciones de interactuar con nadie, especialmente con Sophie, decidí ir a saltarme una clase al patio trasero, me recargué sobre un árbol frondoso y puse mis manos sobre mi rostro, esperando a que la frustración se detuviera por arte de magia.
– Ellie, ¿Te pasa algo? –Preguntó una voz masculina, al destaparme la cara pude ver a Steven, aquel chico lindo de rizos y gafas, me miraba con preocupación.
– Estoy bien –respondí, agachando la cabeza, dando notoriedad a mi mentira.
– No parece que estuvieras bien –respondió él. – ¿Puedo sentarme?
– Claro, siéntate por favor –respondí.
– Bien… ¿Problemas con la escuela tan pronto?
– No es eso… bueno… no con la escuela… es Sophie…
– ¿Una amiga?
– Sí… ella se porta mal con otra chica, la insulta y la denigra hasta puntos deprimentes… y yo me siento mal por la chica, le he pedido perdón pero… pero…
La impotencia y la rabia finalmente terminaron venciéndome nuevamente: empecé a sollozar.
– No llores… eh… mira... si no me cuentas que pasa no podré saberlo…
– Ellas no confían en mi… me han dicho que no podían confiar en mi si nunca había hecho nada para detener a Sophie… y tienen razón.
– Supongo que si –repuso él, con tono lastimoso.
Hubo varios segundos de silencio, ambos nos quedamos perdidos mirando al frente, podía escuchar repentinos rugidos de pensamiento por parte de Steven, parecía acomodar sus pensamientos.
– Sabes… creo que si la detienes a la próxima será como si desearas empezar de nuevo…
Desvié la mirada a sus ojos, su mirada estaba serena y confidente; eso me tranquilizó en gran medida, si bien era cierto que era mi error él nunca haber hecho nada para evitar los ataques de Sophie y ya era imposible para mi ganarme el perdón de Romy, el problema aun era reparable, aun podía evitar que eso se repitiera y podía poner un fin, todo estaba en dar el primer paso y ser firme, todo estaba en mi.
– Tienes razón. –observé. – Eres bueno dando consejos.
– Bueno… soy bueno observando… cuando necesites un consejo no dudes en decírmelo, ¿bien?
El delgado rostro de Steven se ruborizó un poco, haciéndolo ver aun más lindo de lo que ya era, desvié la mirada; avergonzada.
– Eh… bueno… ¡yo me voy! ¡Nos vemos, Steven!
– ¡Eh, espera!
Me detuve en seco, y le miré, sorprendida.
– ¿Por qué no intercambiamos números de celular?
Dudé un instante, pero era seguro que podía confiar en él.
– Bien, hagámoslo.
Entré a clases para reunirme con mis amigas apenas el timbre me lo permitió, respondiendo preguntas sobre mí paradero en las clases anteriores fue que mi última oportunidad se presentó: En la entrada Sophie y Romy chocaron por accidente, choque que provocó que los cuadernos de Romy cayeran al suelo haciendo un desastre.
– Más cuidado, Marilyn Manson. – Bufó Sophie, pateando uno de los cuadernos de Romy.
Era ahora o nunca, apreté los puños y encaré a mi amiga.
– ¡Basta, Sophie! ¡No es gracioso!
El silencio que provocó mi grito fue sepulcral, Sophie me miró boquiabierta.
– ¿Qué pasa? ¿No ves que se metió en mi camino?
– ¡No es buena onda que andes molestándola todo el tiempo, ya basta! ¡Es grosero, es de mal gusto y sinceramente me tiene harta! Romy es tan chica como tú o como yo, no eres nadie para tratarla así.
– Como quieras. –respondió en seco Sophie, antes de empezar a andar, dándome la espalda.
Sophie fue seguida por todas menos Jacqueline, que se quedó a mi lado, con un gesto en el rostro que interpreté como orgullo.
– Eso estuvo bastante bien, pero no va a ser suficiente –murmuró Karla apenas estuvo a mi lado. – Aunque supongo que has probado que lo sientes…
– ¡Así es, lo siento! ¡Demasiado! –Miré tanto a Romy como a Karla con ojos de cachorrito perdido, esperanzada a recibir un apretón de manos.
– Bueno… ¿Tú qué opinas, Romy? –preguntó Karla, mirándome con análisis.
Romy me miró con un gesto satisfecho y agradecido, como si le hubiese hecho recuperar su fe en la humanidad.
– Yo no soy nada rencorosa, no hay rencores por mi parte…
– En ese caso tampoco por mi parte –agregó Karla. – Pero sigues en observación, señorita Clearwater.
– Bueno, vayamos al salón de clases –Sugerí.
– Por cierto… ¿Crees que tu amiga se haya enojado? –preguntó Romy. –lo menos que quiero es causar problemas entre amigas…
Jacqueline y yo compartimos una mirada fugaz, de esas miradas que dicen todo.
– Si eso pasa no necesitaremos la amistad de alguien intolerante…
– Bien dicho –Celebró Karla. – Sigues ganando buenos puntos, Clearwater.
Desde ese momento nuestro grupo de amigas sufrió un cambio importante: abandoné a las chicas amantes de la moda y de los chismes con las que seguramente hubiese conquistado la escuela en pocos meses para empezar a pasar el rato con una chica distinta como Romy, una chica que nunca dice nada como Jacqueline y una latina con lengua y carácter afilado como Karla, quien rápidamente se convertiría en la mejor amiga que haya tenido.

2 comentarios:

Krellan dijo...

leidos todos los capitulos, ahora si me volvio a agradar Ellie, que antes no me gustaba, por quedarse callada... pero bueno! un buen giro, para mostrar el comienzo de la amistad Ellie/Karla, espero que a Sophie y seguidoras, les vaya mal.. muy mal xD

voz dormida dijo...

gracias por pasarte brother *-* eres lo maximo, sabes!? oye por cierto, porqe no me agregas a msn? no_mames_doctor_garcia@hotmail.com

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.