Lo Último

Dos mundos, un sentimiento (17/17)


17: Alma gemela (Mike)
-¡Maldición! 30 minutos tarde… Mónica va a matarme…
Logré llegar a la casa de Mónica sin más percances, por desgracia estaba retrasado en 30 minutos y todas las luces de su casa estaban apagadas; Al parecer mi novia se había molestado y para vengarse de mí, se fue a dormir.
-Mi culpa… Mi culpa…
Toqué el timbre de su casa y después me asomé por la ventana.
-¡Hey! ¡Mónica! ¿Mónica?
Intenté abrir la manija de la puerta, esta se abrió.
-Para ser un genio, fallaste en tú plan de enojarte conmigo. –Solté una risa malvada.
Entré en su casa, todo estaba completamente oscuro, así que lo primero que hice fue encender la luz, el primer piso estaba completamente desierto; y estaba helado.
-¿Eh?
Subí las escaleras y revisé habitación por habitación, Mónica no se encontraba por ningún lado, mi corazón empezó a crearse ideas malas, ideas que solo traerían problemas.
Bajé a la cocina y me senté en una silla, tratando de pensar en los posibles lugares en los que estaría Mónica.
-¿Habrá ido a buscarme a la escuela? ¿Disneylandia?
No era el estilo de Mónica irse sola a un lugar solo porque yo había llegado unos minutos tarde… Definitivamente algo estaba mal… Sí algo malo hubiese pasado ella hubiera dejado una nota o algo en el…
Levanté la mirada angustiosamente, en el refrigerador, sostenido con un imán, en un sobre blanco con una estampilla de corazón… Una carta con remitente a “Mike Mattews”
Me dio un vuelco al corazón, pero junté el valor para abrir la carta y el contenido no me decepcionó, cumplió de hecho… Todas mis sospechas:

“Mike, he dejado las entradas a Disney dentro del sobre… Por favor ve con Nahomi y pasen un día excelente, te preguntarás a qué va esto… Tú no lo sabes, pero… El día en que me viste en el centro comercial no fue casualidad, yo estuve viéndote durante buen tiempo, por lo que entenderás el porqué de esta carta. Creo que tú y Nahomi son almas gemelas, yo solo me estoy interponiendo en lo que podría ser la historia más dulce… No quiero evitar que tú tengas a la persona cálida y perfecta con la que estás destinado a estar, Siento haber entrado en tú mundo Mike, pero ahora mismo voy a salir del mismo… Esta vez no podrás encontrarme por más que busques… Esto lo hago por ti, pues sé que en el fondo tú amas a Nahomi también… Busca dentro de ti, verás que esto es una historia donde yo nunca debí tomar lugar. Te extrañaré, tú amiga, Mónica Bonnet.
-Estúpida… ¿Qué vas a saber tú? ¡No elijas los sentimientos de los demás! ¡Estúpida!
Tomé mi celular y marqué su número con ansiedad, el teléfono sonó en su habitación.
-¡Maldición! Como sea… Tienes que regresar…
Pero pensé: ¿Y sí no regresa? ¿Y sí en verdad planea irse? Pues, con Mónica nada era seguro, había que tomar en cuenta que era una chica con pensamientos distintos. Recapitulé mi día… ¿Quizá en algún momento del día me dio alguna clase de pista para llegar a ella?
Solo podía pensar en mi conversación con James, cuando lloré por Nahomi, ¿Para qué me serviría eso?
“-Suerte con eso, creo que iban a volar hoy… ¿No?”
-¿Qué quiso decir con eso? A menos que…
Me levanté y corrí hasta la entrada, al momento en que llamaba a James.
-¿Hola? ¿Qué quieres, Mike? ¡Estoy en medio de una deliciosa ronda de pizza de depresión!
-¿En qué aeropuerto está?
-Bueno… Ya que el boleto era largo… Supongo que debe ser en el internacional, pero…
-¡Gracias!
-Y Mike…
-¿Sí?
-¿Sabes? Siempre andas tras ella… Es bastante gracioso…
-¿Tú crees? –Respondí, sorprendido.
-Sí… El amor no siempre viene de una forma linda y dulce… A veces amar es más sacrificio que beneficio… Y creo que tú lo has entendido a la perfección, aceptando lo que sientes por Mónica… Creo que aprenderé de ti en esta ocasión, pero en serio… ¡No la vuelvas a dejar sola nunca más!
-¡PARA NADA! –Colgué el teléfono y aceleré a toda velocidad, el aeropuerto internacional de los Ángeles estaba a más de una hora de camino y no tenía idea de a qué hora salía el vuelo de Mónica.
Todo estaba claro ahora: Mónica tenía tiempo viéndome y dudando de lo nuestro por la presencia de Nahomi, Mónica todos estos meses de felicidad estuvo insegura, insegura por la sensación de que lo nuestro en realidad no le pertenecía, siempre se sintió como una ultrajadora. Tanto que una semana antes de mi partido compró un boleto de avión a Cambridge, en Reino Unido y aceptó una beca completa de estudios, para después disculparse conmigo diciendo que no podría asistir a mi partido con la excusa de tener que reunirse con sus padres, cuando en realidad fue a ver el partido a la distancia, y presenció mi encuentro con Nahomi; Seguro que para ella eso fue la mayor prueba de que no era un personaje vital en mi vida y decidió hacer uso de su boleto de avión, pero no contaba con que se toparía con james; Que la distrajo con una conversación de algunos segundos: Los suficientes como para ver el boleto de avión en su mano, James me dio una ligera pista para ayudarme a encontrarla.
-Bien jugado, Mónica… Pero no contabas con que tú novio también es un genio.
Conduje con desesperación, dando uso de todos los atajos que conocía, dando cátedra de mi título de “Cafre” y rompiendo unas cuantas leyes federales como “No utilizar la acera al conducir” y “No conducir en sentido contrario”. Poco antes de llegar al aeropuerto mi auto se apagó.
-¿Qué rayos?
Me quedé angustiosamente mirando el medidor de gasolina: Vacío.
-¡Rayos! ¡Nunca me pasó esto y tenía que ser hoy!
Bajé del auto y corrí por las frías calles de Los Ángeles, cuando llegué al aeropuerto había un montón de personas en la entrada, estorbando el camino, decidí que los modales ya no tomaban lugar, por lo que solté empujones a lo tonto y una que otra patada que seguro después lamentaría.
Angustiosamente miré la tabla de vuelos, no había ninguna con destino a Cambridge, pero había uno con destino a Londres en la sección B, del otro lado del aeropuerto, salía en 5 minutos.
-¡Mierda! –Grité, pero pese a que todo estaba en mi contra, corrí, corrí como si mi vida fuese a acabarse sí ella subía a ese avión, y de hecho así era.
La sala de abordaje B se encontraba al finalizar un largo, estrecho y oscuro pasillo.



Mi cuerpo caía lenta y angustiosamente directo al piso, mis alas ya no tenían fuerzas para detener mi caída y todo parecía indicar que moriría por intentar, pertenecería a uno más, uno más de tantos que por intentar fracasaron.
-Siempre fuiste débil. –Se burló alguien en el cielo. –Nunca pudiste volar en realidad… Jamás vas a poder hacerlo.
-No… Nunca pude volar. –Admití. –Pero eso no significa que no sea capaz de aprender a hacerlo…
-¿Por qué crees eso tan de pronto? ¿No eras tú de los que pensaban que era mejor no arriesgarse para no fracasar?
-Así era… Pero conocí a alguien… Alguien que me impulsó a lograrlo… Alguien que con su frialdad me impulsó a superarme… Ahora mismo quiero demostrarle que estoy a su nivel… Y que siempre será así.
-¿En serio? Mueve tus alas en ese caso… Estás por llegar.
Abrí mis ojos, ya no era un simple gallo a punto de morir, pues mis majestuosas y gigantescas alas se extendían en todo su esplendor y me mantenían planeando.
-No quiero ser un simple gallo, cuando en realidad soy un águila.
Agité mis altas para elevarme por una corriente de aire, la vista era esplendida: en aquel valle rocoso que antes solía ser un abismo había un hermoso rio que se extendía por todo el camino, donde los animales de la zona se reunían para beber, empecé a reír, fascinado por tan asombrosa vista.
-¡PUEDO VOLAR! ¡PUEDO VOLAR!
Recordé mis motivos para volar y aceleré aun más, llegando fácilmente al otro lado del anteriormente insuperable abismo. Ahí me esperaba Rai, con sus hermosas alas negras extendidas.
Ambos sonreímos. Después de todo, las barreras estaban en nuestras mentes.



Entre más o menos 100 sillas de espera vacías, estaba una chica, que miraba por el gigantesco ventanal por el que se podían ver los aviones despegar y aterrizar.
A diferencia de la primera vez que la vi, esta vez su mirada expresaba confusión, expresaba temor y expresaba miedo.
Sus ojos, eran oscuros y analíticos, sus labios pequeños y cincelados, su nariz era puntiaguda pero pequeña, su piel era pura, sus cabellos: Largos, negros y enigmáticos, Vestía un atuendo completamente negro cubierto por una gabardina de piel del mismo color, entre sus manos, cubiertas por un par de guantes, sostenía un emparedado, pero apenas lo había tocado, como si estuviera completamente envuelta en sus pensamientos.
Me acerqué, sin decir nada y me arrodille para ponerme a la altura de sus piernas, sin anunciar mi llegada: le di una gran mordida a su emparedado.
-Delicioso. –Murmuré, sin mirarla a los ojos, para volver a masticar otro buen bocado.
-¿Mike? –Preguntó, estremeciéndose; Imaginé su mirada de sorpresa en mi mente mientras comía. ¿Qué haces aquí?
-Comiendo. –Contesté, aun sin mirarla. –Debiste comprar una hamburguesa, pero este emparedado de atún no está tan mal.
-Mike, yo…
-Espera a que termine de comer, por favor…
Me abracé a sus piernas y continué comiendo, Mónica no desviaba su mirada de mí, me sentí muy feliz en el fondo por haberla hecho reaccionar de esa forma.
-No entiendo que haces aquí. –Murmuró con una tristeza que amenazaba con romperme el corazón.
-¡Estaba delicioso! Gracias, Mónica… Por cierto, ¿tardé mucho en venir por ti? Olvidé buscar en los aeropuertos, lo siento.
-¿No estás molesto? –Preguntó ella, desviando la mirada al momento en que me ponía de pie y me sentaba en la silla de al lado.
-James me dijo que siempre ando tras de ti… Entonces me di cuenta de que es verdad. –Solté una carcajada.
-¿Por qué no me odias? –Preguntó, con una voz resentida y confundida, nada típica en ella.
-¿Huh? Te dije que aunque prefería hamburguesa, el emparedado estuvo delicioso.
-Siempre ando huyendo, utilizando la lógica e inventando excusas… Es lo único que hago…
-Al final estamos solos, es imposible tratar de entender a las otras personas…
-Mónica…
-Creí que si probaba eso, estaría a salvo… Creí que si experimentaba eso con una persona común y triunfaba todo estaría bien.
Guardé silencio, mirando sus ojos; Que se perdían en la pista de aterrizaje.
-Pero… El experimento falló. Siempre me encuentras… Y cuando eso pasa, te hago mucho daño.
Mónica cerró los ojos, reteniendo su llanto.
-Por mí no hay problema. –Aseguré, Mónica abrió los ojos y se giró para verme, nuestros rostros estaban frente a frente. –Puedes lastimarme todo lo que quieras.
Ella parpadeó.
-También, puedes huir si estás asustada… Te encontraré nuevamente.
Tomé su mano izquierda y la cubrí con las mías, sin bajar la mirada.
-Porque, Mónica… No importa a donde vayas… Siempre te encontraré.
-P… P… Pero… Nahomi…
-Nahomi no tiene nada que ver entre tú y yo, Mónica; Yo soy quien escoge con quien estar… Y te he escogido a ti.
-Mike. –Murmuró Mónica, al momento en que sus ojos perdían el control del mar de lagrimas que imploraba por salir. –En verdad… ¿En verdad puedo amarte?
-Te amo, Mónica.
Yo También te amo… Mike.
Limpié sus lágrimas con ternura y la besé, esta vez... Solo ella existía para mí.
Nos quedamos horas enteras en la sala de espera, viendo el ir y venir de todos los aviones, ella se recargó a mi hombro y yo la tomé por su cintura.
-¿Nos mudaremos juntos? –Preguntó.
-Planeaba hacerlo aunque no me lo pidieras.
-¿No me dejarás sola nunca?
-Te esperaré afuera del baño por las noches.
-¿Me amas?
-Creí que eras un genio, ¿No es obvio que sí?
-Te amo.
-Yo también te amo, Mónica…  Así como eres… Fría, agresiva, un poco cobarde… Esa eres tú, y yo siempre te amaré.
Mónica y yo estaremos juntos para siempre, de eso estoy más que seguro, no hay que ser un genio para entender que ella es mi alma gemela.

8 comentarios:

voz dormida dijo...

Gracias a todos los que me siguieron a travez de esta historia tan genial, (Estoy llorando TT! Mónica y Mike rules!!) no se pierdan mi proximo trabajo, no tardaré mucho en subir el primer capitulo, saludos a todos y no olviden que todos pueden volar:)

Anónimo dijo...

hace muxo que no me emocionaba tanto con el final de algo aniki, de verdad tu trabajo para mi es excelente(sin mencionar que casi me pongo a llorar cuando supe que monica se iba T-T y que tambien casi lloro de lo feliz que me sentia con el final XDD), ojala que muxas personas lo lean y que aprecien y se entretengan tanto como yo al leerlo y de seguro tu al leerlo...y por ultimo darte gracias por reavivar mi amor a la lectura =D

P.D: no saques una secuela XDD

voz dormida dijo...

jhajhajha una secuela haría lo imposible: matar el buen material de la primera parte!xDDD
no te preocupes hermano, ya tengo en mente lo que escribiré ahora,
trata sobree una joven pareja de recien casados y de su sueño de convertirse en estrellas (uno como musico y la otra como actriz)
y de como llegan a un pequeño departamento en Tokio (he vuelto a japón baby!) y se llamará "Yo amo a mi esposa!... (?)" xD

Anónimo dijo...

TOUCHE...
bueno, ahora a esperar con ansias nomas ^^

voz dormida dijo...

pero sobretodo gracias por comentar hermano :) me animas aseguir, un abrazo aniki onii-chan xD

myrna dijo...

buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu, qué bien!!!! GRACIAS mi niño, es fabulosa!!!!!

Kthrine dijo...

Simplemente increible!!! muy buen final jejejej!!!!

irwinerd dijo...

:O mamaste we...
te kedo bn vergaas!!!!
xD
pss q bonito final :P

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.