Lo Último

Dos mundos, un sentimiento (16/17)


16: Excepción (Nahomi)
-Tú eres… la única excepción… Tú eres la única excepción…
Una fuerte ventisca que congeló mis mejillas pasó por la desierta cancha de football, ya tenía una hora ahí; ¿Por qué no me movía? Todo había terminado, Mike oficialmente acababa de escoger a Mónica y había admitido que en verdad llegó a quererme más que como una amiga… ¿No era eso suficiente como para poder irme a llorar a mi cuarto para después sentirme satisfecha?
-Estúpido Mike. –Murmuré. –Nunca te apuraste… Es tú culpa, maldito pelirrojo tonto.
-Estúpida Mónica. –Bufé. –Tenías que escogerlo a él… Pudiendo… Construir un robot hombre perfecto… ¿Por qué el?
-Sí lo que quieres es ver una repetición del partido, no creo que aquí funcione como en la televisión… Será mejor que te vayas a casa.
Esa voz, sarcástica, atrevida, confiada y odiosa… James Johnson estaba a mis espaldas, en la cima de las gradas.
-¿Qué quieres tú aquí? –Pregunté, con una voz quebradiza y llena de hostilidad.
-Bueno… Planeaba ver a las animadoras y ligarlas al terminar el partido… Pero veo que solo queda una.
-Nunca conseguirás ligarme. –Aseguré. –Ahora, si me disculpas… Acabo de ser rechazada y no quiero hablar con nadie.
-¿Ser rechazada es motivo para entristecerte?
Pregunta estúpida.
-James… Sí solo piensas decir idioteces, lárgate por favor.
-Vaya, solo fue una simple pregunta… o… ¿Será que lloras por otra razón?
-No seas idiota… Mike me dijo que no podía sentir nada por mí por culpa de Mónica…
-No creo que Mike te haya dicho eso… ¿Segura que no te dijo que sentía algo por ti pero que se tardaron mucho en aprovecharlo?
-¿Cómo lo sabes?
-Oye… ¡Soy James, el galán número 1 de esta universidad! Sería un fiasco sí no supiera de estas cosas.
-Es un imbécil. –Solté una patada al césped. –Se olvidó completamente de mí… Solo por un ratito de besos.
James se sentó a mi lado, sus cabellos rubios estaban perfectamente alineados en un peinado estilizado.
-Tú no crees que él sea el imbécil… En realidad estás diciendo “Soy una imbécil”.
-Sí… Soy una imbécil, ¿Contento?
-Un poco. –Soltó una risotada, yo estaba a punto de atacarlo; Empezaba a molestarme su actitud de sabiondo altanero.
-Que vas a saber tú. –Me quejé. –A fin de cuentas, tú haces lo que Mike hizo conmigo todo el tiempo, siempre le dices cosas a las chicas que no puedes cumplir para conseguirlas… En realidad solo eres un idiota que nunca va a entender como me siento… Mike era mi chico ideal y ahora se ha ido…
-A veces la vida no es justa… Pero también fue tu culpa por no amarrarlo a tiempo… Pensar que ahora mismo tú podrías estar en su cama, celebrando la victoria…
No pude evitar soltar una risotada, ¿De dónde venía eso?
-¿Solo piensas en el sexo? –Le pregunté con sorpresa. –Yo estaba pensando en caminar de la mano con él por la playa o algo así… Por eso insisto, un coqueto no entiende nada.
James me miró con seriedad.
-No te lo voy a negar… El sexo nunca va a tomar un papel secundario… ¡Maldición! ¡El sexo es lo más importante!... Pero, créeme… No soy como tú crees que soy… No soy como todos piensan que soy… Solo que no he tenido suerte con las mujeres…
-Mientes. –Aseguré, el se resbaló en el césped por tal respuesta.
-¡No! ¡No miento! En preparatoria era muy enamoradizo… Pero finalmente terminé solo topándome con chicas que solo me querían para un rato y yo… Pues me hice a la idea de que así eran las cosas…
-Que mente tan débil tienes. –Me burlé. –Cuanto sacrificio “Voy a hacerme un mil mujeres porque un par de chicas me decepcionaron”
-No estás en posición de criticarme, “Enamorada de mi mejor amigo por 6 años y nunca pude confesarle mi amor”
Touché…
Me levanté y lo empujé, molesta, el se resbaló por la hierba húmeda, empezó a reírse como loco; Fue inevitable no imitarlo.
-Eres un perdedor. –Me burlé.
-Tú también lo eres. –Se defendió, muerto de risa.
Tomé asiento de nueva cuenta y miré a la luna, una gran luna llena.
-Sabes. –Murmuró James, que se sentó a mi lado. –Estoy dispuesto a utilizar lo poco de caballerosidad que me queda para hacerte olvidar a Mike.
Me reí.
-No pienso dejártela nada fácil…
-Estoy preparado…
-No podrás hablar con ninguna chica mientras  tanto…
-Poca cosa.
-No tendríamos sexo…
-Puedo vivir sin él…
-Seguro te tardarías 2 años para poder besarme…
-No podría pedir menos…
-¿En serio estás dispuesto a entrar en una etapa tan tediosa? ¿Siguiéndome a todos lados como un canino que no recibe recompensa alguna?
-Oye… Serías la primera en tener a James Johnson como su perrito, ¿De qué te quejas?
-Bien… Sí tienes suerte, en este mismo lugar, en dos años… te besaré.
Me preguntaba si Mike estaba observando la misma luna que yo en ese momento.

2 comentarios:

Myrna dijo...

un clavo nunca saca a otr5o clavo, a menos que el primero nunca estuviera bien clavado....jajaja, que triste está esto, no se si ponerme alegre por estos dos...

irwinerd dijo...

O_o q paso aki??

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.