Lo Último

Dos mundos, un sentimiento. (11/17)

(Este cap muestra el inicio de una nueva etapa en la historia)
11: Egoismo (Nahomi)

-¿Cuál es la razón de esa cara tan aburrida, Nahomi? –Preguntó mi madre, pues yo estaba tirada en el sillón de la sala viendo Alicia en el país de las maravillas. –Tendría que tomarte una foto para enseñársela a Mike.
-Toma la foto, el igual va a seguir amándome. –Presumí.
-Solamente porque por más que comes no engordas, siéntete afortunada y aprovecha antes de que eso cambie.
-No fastidies, Mamá… Apenas tengo 19 años…
-Sí hay algo que la vida me ha enseñado, es que sí no te apuras a tomar lo que es tuyo por derecho; Te será arrebatado.
Recordé la escena de Mike y Mónica tomados de la mano y sentí un escalofrió.
-Ah, ¿Estaba en lo correcto? Yo lo había dicho por fastidiarte pero parece que la alarma es correcta.
-… Pues nada se puede hacer, Mamá… Sí el no me considera como su más que amiga, nada puedo hacer yo.
Fingí ver la película para terminar esa incomoda conversación y evitar llorar; Pero mi Madre no se rindió.
-Puedes hacer muchas cosas, ¿Por qué no empiezas por no dejarlo solo ni un momento? Sí quieres ir con él te presto la camioneta.
-Está en el dentista con su hermana.
-Pues ve con ellos, su hermana entrará al dentista y tú y el la esperarán juntos.
-Es ridículo mamá, va a pensar que soy una acosadora o algo así.
-No creo, el siempre te acosa de igual forma, ¿o no?
Entrecrucé mis dedos y me mordí la lengua con ansiedad; ¿Era buena idea?
-Está bien, iré solo un rato, sí ya no están en el consultorio no pienso buscarlos más.
-Suena justo, ¡Esfuérzate, hija!
-¡Claro!
Salí de casa, muy animada, Mike probablemente ahora mismo estaría aburrido en una sala de espera leyendo alguna revista de espectáculos vieja. Así era él.
 Nosotros frecuentábamos al mismo dentista desde secundaria, por lo que no tuve problemas encontrando el lugar; Pero el auto de Mike no estaba estacionado, probablemente ya había terminado la cita y ahora estaban en casa; Por lo que decidí que no haría daño sí los visitaba un rato. Giré el volante y conduje en dirección a la siempre animada casa de los Mattews.
Al llegar, me sorprendió no ver el auto de Mike; ¿Qué rayos estaba pasando? Un ligero escalofrió acompañado de una idea negativa recorrieron mi cuerpo. Pero de igual forma bajé de la camioneta y toqué el timbre, cuando su hermana abrió la puerta con una gran sonrisa mi miedo se incrementó.
-¡Nahomi! –Celebró la linda hermanita de Mike. – ¡Que haces aquí! Pasa, pasa por favor…
-Eh, no… Eli… De hecho solo vengo de pasada para preguntarte un par de cosas, Pero que quede entre tú y yo, ¿Está bien?
-¡Claro! ¡Secreto de la garrita! –Exclamó, juguetona al momento en que extendía su dedo meñique para entrelazarlo con el mío.
-Bien, ¿Mike y tú han ido al dentista hoy?
-No, Nahomi… Yo tengo dientes perfectos. –Presumió la adolescente, mostrándome una blanca y perfecta dentadura.
-Eso pensé. –Murmuré, desviando la mirada al suelo.
-¿Ocurre algo, Nahomi?
-Eh… ¿Sabes a donde ha ido Mike y con quién?
La chica desvió la mirada y murmuró con sigilo.
-Ha ido con una chica llamada… Mónica creo, o algo así.
Me tomé la cabeza con ambas manos y solté un suspiro.
-Gracias, Eli… ¿Pero a donde han ido?
-Eh… No lo sé… Pero… Tú sabes… Mike casi vive en bellavista…
-Gracias Eli, esta conversación quedará entre tú y yo, ¿Sí?
-Está bien. –Respondió la chica, ahora algo desanimada; La abracé y corrí a la camioneta.
¿Qué debía hacer? Había dos opciones: Reclamaba lo que era mío, o dejaba todo pasar; No pensaba dejar en manos del destino a Mike, por lo que conduje hasta Bellavista Mall.
Era un centro comercial gigantesco, por lo que encontrar a Mike sería prácticamente imposible; Así que recorrí el estacionamiento en círculos hasta encontrar su auto. Cuando por fin logré encontrarlo, el auto se estaba moviendo.
- ¿¡Qué rayos!?
Lo seguí, ¿A dónde rayos creía que escapaba? Seguramente ya se iba a casa; Por lo que así sería más fácil regañarlo y finalmente expresarle mis sentimientos. Pero pronto me di cuenta de que no iba a su casa, Pues tomó la autopista rumbo a la avenida Wall Rough.
-No me digas que… Tú cita aun no ha terminado…
Mike de pronto se detuvo frente a la fuente Yak Riverfall, una fuente en la que se le permite a los visitantes entrar y pasar un buen rato esquivando los chorros de agua que salen de forma aleatoria desde cualquier punto del suelo. Me dio curiosidad y me estacioné en otro lado de la calle para que no pudiera verme, Después abandoné la camioneta y caminé hasta un árbol, donde me refugie para ver que planeaba.
Mike abrió la puerta de Mónica y la tomó por la mano,  Después hizo algo en su asiento y juntos corrieron dentro de la fuente.
-¿Te has vuelto loco? ¿Con este frio?
Comenzó a reproducirse en el estéreo del Mikemovil una melodía que yo conocía muy bien (Lucky de Jasón Mraz), pues siempre quise dedicársela a Mike, por lo que se me partió el alma el verlos bailar tomados de la mano, escuchando ESA canción de una forma tan original y romántica.
Giraban de un lado a otro, ella lo tomaba por los hombros y Mike por la cintura… Reían como locos y parecía que se habían olvidado del frio.
Se les veía tan felices, se les veía tan compatibles…
No me di cuenta de cuando mis piernas se comenzaron a mover para verlos más de cerca; Deseaba ser Mónica en ese momento. Cuando la fuente se detuvo se besaron; Mí alma estaba destrozada, no pude soportar más, así que cuando el beso terminó me di la vuelta y me fui, derrotada y despechada.
Sola, recordando mientras los segundos iban pasando; No sabía cómo olvidar… Cada instante era una eternidad, estaba cansada de soñar, me sentía desechada y olvidada, de alguna forma tenía que traspasarle mi dolor a Mike; No me importaba quedar como una dramática.
Volví a casa y subí a mi habitación sin dirigirle la palabra a nadie, no sé como logré dormirme sin llorar al menos un poco, Se debía quizás a que mi dolor comenzaba a tomar forma de enojo.
Al día siguiente en el campus, Mike estuvo buscándome por todos lados; era precisamente esa la razón por la que decidí esconderme, no quería ver su rostro. No después de verlo besando a Mónica. Finalmente, a la hora de salida decidí dejarle una nota en su auto para que dejara de molestarme. Después de esto volví a casa y me quedé viendo telenovelas con mi mamá hasta las 5 de la tarde; Fue en ese momento cuando el timbre sonó por toda la casa.
-Parece que finalmente ha venido contigo. –Se burló mi Madre.
-No quiero hablar con él, ve y dile que estoy dormida.
-No pienso meterme en ustedes, sí no quieres hablar con él ve y díselo tu misma.
-Está bien. –Bufé, malhumorada. Me levanté y abrí la puerta, Mike me miraba con ojos de borrego; Media barrera de hostilidad cayó fácilmente con esa mirada.
-Te dije que no quería hablar contigo.
-Escucha, Nahomi…
-No quiero saberlo.
Mike tragó saliva y me vio, angustiado.
-Escucha, no es que quiera abandonar el entrenamiento, juro que amo entrenar contigo.
-¿Eh? –Pregunté, sorprendida: El idiota pensaba que estaba molesta por cancelar el entrenamiento.
-De hecho por eso he venido, ¡Quiero que me entrenes, Nahomi! ¡Quiero con tu ayuda entrar al equipo de football!
Me abrazó con fuerza y al oído me susurró
-Solo tú puedes ayudarme.
¿Dónde estaba todo mi enojo? ¿Dónde estaba mi tristeza por verlo saliendo con esa tipa? Busqué en los confines de mis sentimientos, pero el enojo, los celos y el abandono no estaban por ningún lado.
-Eres un tramposo, Mike… No puedes quitarme lo enojado con palabras bonitas.
-Ya lo hice. –Murmuró, al momento en que me abrazaba más fuerte. Correspondí su abrazo con ternura.
-Está bien, pero no vuelvas a cancelar el entrenamiento por una simple cita. Andando, ¡A entrenar!
-Sí, prometo no volver a cancelar el entrenamiento por una cita, ¡Gracias, Panchita!
Así de simple fue el reparo de el peor momento de mi vida.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ummmm aun mas intrigante, por otro lado nahomi es una idiota XD...10/10 aniki

irwinerd dijo...

aa esta tipa XD
jajaja me cagariad e la risa de ella.. pero se lo que es esa situacion y que se te paso todo asi a la pelada -.-
:D genial!!!

Myrna dijo...

es muy tierno, así es en las relaciones reales, cuando amas a alguien , prefieres su tranquilidad a la tuya, ¿no es egoísmo el reclamar como propiedad a las personas?. muy padre, sigue así joven escritor nobel

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.