Lo Último

viejo amo a mi esposa 4


Capitulo 4: Sobre como Ellie y yo nos conocimos, sobre la niña exploradora que no sabe usar una brújula y sobre la solución al problema. (Ellie)
(Texas, 2005)
-El día ha llegado. –Repuse con nerviosismo a Karla, que se tronaba los dedos con ansiedad.
-¡Cállate ya! –Me riñó ella. – ¿No ves que estoy a nada de salir huyendo?
Éramos estudiantes de primer año de preparatoria y estábamos en nuestra audición para formar parte del grupo de animadoras, tanto Karla como yo lo habíamos anhelado durante toda la secundaria: convertirnos en las chicas más populares y hermosas haciendo uso de nuestra condición atlética.
-Es que no puedo dejar de pensarlo… ¡El día ha llegado! ¡Rayos! Me pregunto cómo les estará yendo ahí adentro.
Estábamos en una fila india afuera del gimnasio, cada aspirante tenía que esperar su turno y entrar para dar una presentación de habilidades individuales, pues sin ellas; no era posible ingresar.
-Solo 3 más. –Murmuré, tragando saliva.
-2 más. –Murmuró Karla con nerviosismo.
-una más y te toca, Karla…
-¡Vas a hacer que escape!
-¡Karla Ramírez! –Gritó una voz femenina, que seguramente era la capitana, Karla respiró hondo y se adentró.
Los minutos que Karla estuvo adentro se me hicieron eternos, cuando salió, tenía una mirada sombría; Se dirigió sin dirigirme la palabra a la pared más cercana para sentarse, ¿Tan mal le había ido?
-¡Ellie Clearwater!
-Madre santa. –Murmuré.
Entré al gimnasio, al fondo estaban sentadas la capitana, la sub capitana y la entrenadora; Todas me miraban de forma fría.
-¿Tienes rutina? –Preguntó la capitana, una rubia de nombre Elizabeth, la chica más popular en ese momento.
-P… Por supuesto.
-Veamos de que estás hecha. –Me desafió la sub capitana, una chica blanca de cabellos negros y ojos verdes; Bastante hermosa, era conocedora de que su nombre era Helena y que era la segunda en rango de popularidad. Su actitud me pareció bastante altanera como para ser la segunda en rango, así que les di la espalda y me alejé hasta toparme con las gradas del gimnasio, una vez ahí, solté un profundo suspiro y me di la vuelta.
Corrí a gran velocidad y despegué mis pies del suelo, me apoyé con mis manos para dar un giro completo, repetí esto un total de 4 veces para caer de pie justo frente a Helena, que me miraba fingiendo indiferencia, le solté un guiño y salté hacia atrás, repetí esto un total de 3 veces, hasta quedar en la mitad de la cancha de baloncesto; Estando ahí me giré a mi derecha en ruleta, deteniéndome exactamente donde estaba la canasta.
La entrenadora algo le murmuró a las dos chicas, Elizabeth asintió a la proposición de la entrenadora, mientras que Helena me dedicó una mirada de celos, sonreí; satisfecha.
-Felicidades querida. –Me felicitó Elizabeth. –Estás aceptada, solo tú y la chica de antes han sido aceptadas por adelantado, así que siéntete afortunada.
-¿Chica de antes? –Pregunté. – ¿Karla?
-Así es. –Respondió la entrenadora. –Las dos son tremendas.
Solté un gran salto y les di la mano a las 3 (Hay que agregar que a Helena le dediqué la más grande de todas las sonrisas, pronto estaría vistiendo ese traje negro con rojo que ella portaba con tanto orgullo.
Salí del gimnasio y corrí hasta donde estaba Karla, que comenzó a reírse como loca apenas vio mi expresión.
-¡Me asustaste! ¡Tonta! –La regañé.
-¡Lo siento! ¡Lo siento! ¿También has sido aceptada, verdad?
-¡CLARO! –Grité.
-¡No puedo creer que seremos animadoras! –Celebró Karla.
-Ni yo lo puedo creer. –Respondí. –Es como sí todo fuese un sueño, ¿Quién diría que ni siquiera tendríamos que esperar hasta la lista final?
Sinceramente estábamos siendo humildes, ambas habíamos practicado como locas durante el verano y casi todos los días hasta el inicio de las pruebas, sí habíamos logrado calificar era porque lo habíamos buscado y logramos encontrarlo.
-¿Quieres ver las audiciones para el equipo de Baloncesto? –Preguntó Karla, de pronto. –Un chico rubio muy guapo me ha invitado mientras tu hacías tu prueba, aunque se veía algo loco era bastante lindo; Y me dijo que invitara a una amiga para su amigo, pues su novia era una vampiro o algo así, ¡también me aseguraron que ellos iban a prender el ambiente!
Solté una risotada.
-¿Qué clase de chicos atraes tú, Karla? ¿Rubios locos? ¿Chicos con novias vampiro? Es mejor no involucrarnos.
-Anda, ¡Solo será un ratito! No nos haría daño ir buscando novios deportistas, y los de baloncesto son los mejores.
-Solo te acompañaré. –Murmuré, encogiéndome de hombros.
Matamos tiempo hasta que las audiciones tomaron lugar, cuando dieron inicio nos sentamos en la parte más alta de las gradas, comenzó la cacería de chicos.
-No está el rubio. –Murmuró Karla, decepcionada. – ¿Me habrá mentido?
-Puede ser. –Admití. –Pero bueno, ni hablar… ¡Busca uno que si llene tus expectativas!
No me interesaba en lo más mínimo tener novio, aunque fuera animadora; Yo solo deseaba concentrarme en ser una chica popular y codiciada para al momento de graduarme irme directamente a una gran escuela de actuación y brillar inmediatamente, un novio solo me distraería y como mi personalidad es algo manipulable seguramente terminaría siendo arrastrada en esas cortas y patéticas aspiraciones que tenían los chicos de mi edad.
El entrenador hizo sonar su silbato y llamó a todos los novatos para acercarse a él, parecía estarlos organizando para un partido de exhibición, Seguramente se pondría interesante, no podría tener más razón:
El partido estaba por comenzar, el entrenador sostenía el balón en el círculo central de la cancha de baloncesto y los novatos estaban ansiosos por comenzar su primer encuentro como estudiantes de preparatoria, justo en el preciso momento en que el entrenador hizo sonar su silbato, un chico rubio montado en una patineta entró a gran velocidad a la cancha, en sus manos sostenía un par de bengalas encendidas y las movía con energía.
-¡Es el! ¡Es el! –Celebró Karla, abrazándome. – ¡Ha venido!
-¡ANIMO EQUIPO! ¡A GANAR PESCADOS! –Gritó el rubio de pronto, me daba la impresión de que se encontraba intoxicado.
-¡PESCADOS! ¡PESCADO! –Gritó una voz de la dirección de donde había llegado el rubio, en esta ocasión salió un chico alto de buen cuerpo con el cabello negro estilizado a modo “Mohawk”, con una chaqueta de piel negra y unos lentes de sol, en sus manos sostenía una guitarra.
-¡QUE INTENTAN HACER! –Gritó el entrenador, tomando al chico rubio por el hombro. - ¡¿QUIEREN SER EXPULSADOS?!
-Aliviánese, Martin.
Cabe anunciar que todas las personas en el gimnasio (Incluidas nosotras) empezamos a reírnos, ese par de chicos descarados estaban pidiendo a grito ser expulsados y encima le faltaban el respeto al profesor.
-¡PARA TI SOY EL SEÑOR SUTHERLAND!
-¡Tranquilo hermano! ¡Escuche la rola que va a tocar mi hermano, Zack!
El rubio se liberó del aprisionamiento del entrenador y de sus bolsillos sacó un par de explosivos, los encendió y los tiró alrededor del chico de cabello negro.
-¡Enséñale a estos chamacos lo que es la música!
-¡PORQUE QUIERO SER UNA ESTRELLA DE ROCK LES CANTARÉ MI SUEÑO!, ESTA CANCIÓN ES DE NICKELBACK, SE LLAMA ROCKSTAR Y ESPERO SE CULTIVEN, ¡BASTARDOS!
Comenzó a tocar su guitarra, pronto todos aplaudían al ritmo de la melodía del chico, incluidos los que estaban a punto de iniciar el partido, cuando el entrenador trató de detenerlo el chico empezó a correr alrededor de la cancha mientras tocaba. Los fuegos artificiales hicieron aparición y el gimnasio se convirtió en un completo alboroto. ( http://www.youtube.com/watch?v=jRM2XgfSybI )
I'm through with standing in line
To clubs we'll never get in
It's like the bottom of the ninth
And I'm never gonna win
This life hasn't turned out
Quite the way I want it to be

!Tell me what you want! –Gritaron todos.

I want a brand new house
On an episode of Cribs
And a bathroom I can play baseball in
And a king size tub big enough
For ten plus me

So what you need?!!

I'll need a credit card that's got no limit
And a big black jet with a bedroom in it
Gonna join the mile high club
At thirty-seven thousand feet

Been there, done that!!

I want a new tour bus full of old guitars
My own star on Hollywood Boulevard
Somewhere between Cher and
James Dean is fine for me

So how you gonna do it?!

I'm gonna trade this life for fortune and fame
I'd even cut my hair and change my name


'Cause we all just wanna be big rockstars
And live in hilltop houses driving fifteen cars
The girls come easy and the drugs come cheap
We'll all stay skinny 'cause we just won't eat
And we'll hang out in the coolest bars
In the VIP with the movie stars
Every good gold digger's
Gonna wind up there
Every Playboy bunny
With her bleach blond hair

Hey hey I wanna be a rockstar!!
Hey hey I wanna be a rockstar!!

I wanna be great like Elvis without the tassels
Hire eight body guards that love to beat up assholes
Sign a couple autographs
So I can eat my meals for free
(I'll have the quesadilla on the house)
I'm gonna dress my ass
With the latest fashion
Get a front door key to the Playboy mansion
Gonna date a centerfold that loves to
Blow my money for me
(So how you gonna do it?)
I'm gonna trade this life for fortune and fame
I'd even cut my hair and change my name.
El entrenador lo atrapó del cuello y se lo llevó arrastrando, junto con el chico rubio, antes de irse el rubio gritó:
-¡Y arriba Juan Gabriel!
Se ganaron los aplausos de todo el gimnasio, realmente habían preparado un espectáculo asombroso… Lástima que seguramente serían expulsados después de eso.
-¡Son unos héroes nacionales! –Gritaba Karla, en medio de la conmoción.
-¡Vaya! –Bufé. –Sí que saben robar cámaras, ¿No?
-¡Son un par de bombones! ¡Y son mejor aun que los deportistas populares! ¡Ellos son populares rebeldes!
-¿El de cabello negro se te hizo lindo, no? –Preguntó una chica a mi derecha, no supe que contestar, me quedé completamente muda.
-Eh… Para nada. –Murmuré, finalmente.
-Ya veo, es el novio de la sub capitana de las animadoras, te recomiendo que mejor ni le busques.
La chica me dedicó una sonrisa sincera, sin embargo había malinterpretado las cosas.
-N… No te preocupes, no me gusta en realidad, solo me pareció algo… Fuera de lo común.
La chica me sonrió, como comprendiendo lo que trataba de decir.
-Vámonos. –Pidió Karla. –Vamos a ver sí se salvan de la expulsión.
Seguí a Karla de forma obediente hasta las oficinas, incluso estando afuera se escuchaban los tremendos gritos del Subdirector.
-Será mejor que nos vayamos. –Sugerí.
-¡Espera, se pone bueno! ¡Hay que ver si se quedan en la escuela!
Nos recargamos en la pared que daba a la entrada y esperamos por 20 minutos, finalmente salió el entrenador hecho una furia, el director y los chicos salieron a su espalda.
-¡No se preocupe entrenador! ¡Me encargaré de castigarlos severamente! –Murmuró el Subdirector, un hombre casi totalmente calvo de cabellos canosos.
-¡Eso espero! ¡Dios! ¡No se puede trabajar así!
Apenas el entrenador salió del campo de visión del Subdirector, giró a los dos chicos con los brazos para que lo vieran a los ojos.
-¡Cabrones! ¡No me avisaron que ibas a tocar! ¿Se puso bueno?
-¡No tiene idea, señor Finney! –Respondió el rubio. – ¡Todos nos adoraron!
-¿Gritaste que viva Juan Gabriel al final? –Preguntó de nuevo el director.
-¡Sí! Todos enloquecieron.
-¡Genial! Bien… Supongo que debería suspenderlos… Le haré llegar un justificante de enfermedad a sus profesores por 3 días, ¿Qué opinan?
-Que sea 1 semana. –Ofreció el chico de cabello negro. –Sí no el entrenador seguro lo mete a usted con el consejo.
-Tienes razón, para tener 40 años ya está muy amargadito, ¡Mírenme a mí! ¡Tengo 55 y sigo disfrutando de ustedes! Bien, ¿Necesitan algo más?
-¡Animadoras desnudas! –Gritó el rubio.
-Lo pensaré, suena interesante. –Admitió el anciano.
-Ya enserio, señor Finney… ¿Qué dice sí hacemos un ataque en el club de football? Usted sabe, recordarles que no hay que ser tan homosexuales.
La actitud despreocupada y algo altanera del chico de cabello negro empezaba a darme un mal sabor de boca.
-Tienes razón, entonces nos vemos en una semana y discutimos eso, Cuidado con no toparse con el director, ¿Bien? A él tampoco le agradan mucho.
-Gracias, señor Finney… ¡Presiento que este será el inicio de una bella amistad! –Murmuró el rubio, de forma alocada.
-Lo mismo digo, bien… ¡A sus casas!
Los chicos abandonaron el lugar, muertos de risa y comentando sobre lo ocurrido.
-Son algo raros. –Finalicé.
-¿De qué hablas? ¡Son lindos!
-Será mejor mantenernos alejados de ellos.
-¡Exacto! Mejor te alejas de ellos, mocosa. –Bufó alguien a nuestro costado, una chica de piel blanca y bellos cabellos negros nos miraba amenazante. –El rubio no me importa, pero Zack es mi novio así que mejor ni te ilusiones.
(2010, Los Ángeles)
Regresaba de un pesado día de trabajo, cargada de bolsas del mercado y con el apuro de hacerle de comer a mi hombre, pues tenía ensayo a las 2 y yo aun no preparaba nada, los tacones estaban a nada de destruir mis pies y el sol me estaba matando, un mal día en realidad.
Aquel estúpido chico nuevo; Carl, no paraba de cometer errores que yo tenía que arreglar; y mi gerente en turno, Sally; era una perra que gustaba de usarme para todo, ¡El peor día desde nuestra llegada a Los Ángeles!
Con dificultad subí las escaleras del edificio hasta el segundo piso y casi matándome abrí la puerta de MI departamento, ¿Y con que me encuentro? Así es, una niña exploradora que hace de todo menos vender galletas, cocinando en MI cocina para Mi esposo.
-¡Ah! ¡Ellie! –Me llamó Zack, mí ya no tan atractivo esposo, sin esa barba que tanto me gustaba. –Bienvenida, hoy planeamos aligerarte las cosas Ruth y yo, así que estamos haciendo un pescado al estilo de los Mochis que Ruth aprendió de su tía.
-Mi tía doña dolores, mamá de Shakira. –Completó la niña exploradora, con esa altanera y juvenil aura de estudiante de preparatoria que la cubría siempre; llevaba una minifalda de mezclilla, unas sandalias y una camisa amarilla que dejaba poco a la imaginación, ¿Qué rayos pensaba vistiéndose así? Además, las pelirrojas ya estaban pasadas de moda, ¿Por qué no se extinguían o algo?
-Ya veo… Entonces dejaré esto en el refrigerador y a comer. –Respondí, fingiendo felicidad.
-Sí quieres toma una ducha, cariño; yo y Ruth limpiaremos todo por ti, no te preocupes.
-Yo quiero hacerlo, Zack. –Aseguré, con ternura.
Tuvimos una agradable comida entre amigos, igual que todos los días de esta semana; al parecer comer en grupo estaba de moda… Cuando llegó la hora de irse de Zack, Ruth también se levantó, veía venir lo peor.
-Bien, ya nos vamos cariño ¡Suerte en tu audición! –Murmuró Zack, al momento en que me soltaba un tierno beso que en otras ocasiones hubiera valorado más.
-¿Audición? –Pregunté, sorprendida.
-Así es, ¿Lo olvidaste? Hoy tienes una audición a las 4 para ese comercial de champú.
Lo había olvidado completamente, ¿Qué rayos me pasaba?
-Bien, nos vemos más tarde, querida. –Se despidió Zack-
-¡Adiós Ruth! –Se despidió la niña exploradora sin brújula.
-Adiós, cariño, adiós niña. –Murmuré, con esa ligera hostilidad que solo las mujeres somos capaces de detectar, la niña exploradora se estremeció un poco y desapareció tras mi esposo.
-¡Dios mío! ¡¿Por qué una niña cocina mejor que yo?!
Tomé un baño y miré mi figura desnuda por unos minutos, ¿Tan vieja empezaba a verme? Creía que iba a empezar a sentirme vieja a los 40, no a los 21 y por culpa de una suertuda de 18.
-Maldición, solo estoy imaginándome cosas. –Concluí.
Me vestí con mis mejores ropas y salí del departamento, con dirección a mi gran primer paso en Hollywood “Un comercial de Champú”.
En la entrada al departamento pude percibir lo que bien podría ser un arma mortal, no podía equivocarme: Un delantal con estampado floreado, unas pantuflas color azul, un cabello lleno de tubos de peinado, una bata rosa, una escoba y un recogedor: Sin duda era el ojo que todo lo observaba en este edificio, mejor conocida como “la chismosa”.
Corrí hasta donde se encontraba.
-¡Hola señora! Vengo a presentarme con usted, mi nombre es…
-Ah, tú eres Ellie, esposa de Zack, vives en el segundo piso a la derecha; Me gusta como tienen acomodados sus muebles, ¡Tienen un gusto excelente! ¡Además de ser muy decentes! ¡No como la pareja del tercer piso que mejor ni te cuento!
Esbocé una sonrisa malévola, había encontrado un arma mortal, lista para ser usada.
-Y dígame. –Murmuré, con maldad. – ¿Qué sabe usted de la chica pelirroja que vive al lado de nosotros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.