Lo Último

Dos mundos, un sentimiento. (1/17)

1: Fria como el hielo
El dulce sonido del timbre anunciando el fin de periodo porfin llegó a mis oídos, tras varias horas de estudio sin descanzo mi cuerpo estaba agotado y nada me calmaría más que una deliciosa pizza en compañia de Nahomi.
Me levanté de mi asiento cuando terminé de bostezar, en la entrada ya se veía una chica de cabellos castaños y complexión delgada esperando en la entrada.
-Que impaciente eres. -Pensé.
Me acerqué a ella con una gran sonrisa de victoria.
-!He sobrevivido! -Bufé una vez estube a su lado, abrazandola. -Y muero de hambre, Panchita.
-!Pero si solo han pasado 4 horas desde que entramos a la universidad! -Respondió ella sorprendida, mostrando una voz dulce y alegre. -Y ya vas a usar el cupón de "pizza cortesía de Nahomi"?

Ella era Nahomi Dawson, de 19 años y con una personalidad alegre, energetica y fuerte. Había sido mi mejor amiga desde secundaria. Siempre se la pasaba molestandome y yo a ella, ambos eramos inseparables desde primer año; Los cupones de los que hablaba eran un regalo de cumpleaños que me había regalado hace unos meses atras.
-!Pero es que tengo hambre, Panchita! !Vamos a comer anda!
-Está bien, Está bien, pero no me digas Panchita.
Se alejó de mí con un tierno empujón y empezó a caminar con dirección al estacionamiento, donde mi auto nos esperaba.
-Por el amor de Dios Mike lava a este pobre bebe de vez en cuando. -Se quejó Nahomi al entrar a mi auto, un focus 2006 color guinda.
-Hey, no es que no quiera lavar al Mikemovil, pero el tiempo no me lo permite, el sabe que lo amo con todo mi corazón.
Me disponía a entrar en la cabina de conductor cuando sentí un vacío en el hombro, había olvidado la mochila en el salón de algebra.
-Nahomi, esperame aqui... Olvidé mi mochila, !Ya vengo!
Dicho esto salí corriendo, escapando exitosamente de los quejidos de Nahomi.
Entré al aula y tomé mi mochila, cuando estaba afuera del edificio algo punteagudo golpeó mi oído, solté un leve quejido de dolor y me giré para ver quien había sido mi agresor, nadie estaba tras de mí. Me encogí de hombros y me di la vuelta. El proyectil era un avion de papel.
Reconocí el texto de la hoja con la que el avión había sido construído: Era un examen de quimica que el profesor había puesto hace apenas 1 semana. Me dio curiosidad y lo abrí, la calificación era un 0 total y el examen pertenecía a "Mónica Bonnet"
No pude evitar soltar una risotada, Como alguien podía sacarse un 0 apenas empezado el semestre? Pero al checar sus respuestas me quedé impresionado, las respuestas eran obviamente respondidas mal a proposito, varias de las respuestas eran groserías y en algunos casos de balance de elementos la respuesta era "tacos"
-Esta chica busca reprobar? -Exclamé al aire, esperando que nadie me estuviera observando, pues parecía un loco leyendo un avion de papel y hablando solo.
No se porque no me detuve en ese momento, no se porque simplemente no volví al automovil donde Nahomi me esperaba... Solo sé que me di la vuelta y entré al edificio de nuevo, pensando que la dueña de ese examen estaría seguramente en el segundo piso.
Cada paso me sentía más nervioso, en el pecho sentía una sensación extraña y expresiva, Era esa sensación de conocer algo peculiar lo que me hacía buscar al dueño de ese examen? o era algo más?
Me abrí paso entre las aulas hasta que llegué a una que encontré una desde la que el avión pudiera haber sido lanzado y me adentré en la habitación.

Ella estaba sentada en una silla contigua a la ventana, con la barbilla descanzando sobre su mano mientras miraba al horizonte con indiferencia. El viento agitaba su brillante cabello oscuro dandome una bella postal de su hermoso rostro.
Aunque mis ojos apuntaron a sus hermosas piernas, cubiertas por una falda de mezclilla oscura; Lo que más me impactó en ese momento fueron sus ojos: Tan oscuros y frios, tan calculadores y analiticos... Una mirada tan profunda y fuerte que amenazaba con partir el cielo al que miraba en dos partes con su filo.
-Dios mio, !Que hermosa! -Pensé, boquiabierto.
Me estremecí completamente cuando su mirada se desvió de la ventana para prestar atención a mi intromisión. Sentí un escalofrio apenas su dura mirada de indiferencia se estrelló con mis ojos; Solo fuí capáz de desviar la mirada.
-Que quieres?
Una voz que no mostraba estado de animo alguno inundó el ya incomodo momento, era una voz tan indiferente e intimidante como su mirada. Como es que una chica de aspecto tan hermoso y delicado era tan fria? No fuí capáz de responder en ese momento.
-Que quieres? -Preguntó de nuevo.
Tragué saliva, tenía que decir algo o terminaría siendo un simple acosador.
-Eh... Se te cayó... Tu... tt....Tú Examen. -Murmuré finalmente al momento en que le mostraba el trozo de papel.
Ella aun permanecía sentada en la silla contigua a la ventana y yo seguía en la puerta, deseaba acercarme a ella para entregarle su examen pero mis piernas no reaccionaban. Tampoco era capáz de sostener una conversación con ella porque mi mirada había sido derrotada en solo un instante.
-No lo quiero. -Respondió ella finalmente, pasados otros incomodos segundos de silencio.
-Eh... -Murmuré. -Está bien... Lamento haberte molestado.
Esperaba que mi debil voz hubiera llegado hasta donde ella estaba, nunca lo supe; Pues desvió la mirada y regresó a observar el horizonte. Justo como hacía cuando yo me entrometí.
Escapé del edificio hiperventilando, Que era esta nueva sensación? Porque estaba tan asustado? y sobretodo...
Porque a pesar de haberme tratado tan mal... Deseaba volver a verla?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.