Lo Último

Dos mundos, un sentimiento. (7/17)

7: Experimentar (Mike)
-¡Pero panchitaaaaaaaaaaaaa! -Supliqué en tono de reproche, como un niño pequeño. -Te lo juro, !No puedo correr porque me acaban de circuncidar en la mañana!
-No te creo nada. -Respondió Nahomi, que conducía mí auto en dirección desconocida desde hace ya media hora, con el argumento de que necesitaba entrenar para las pruebas de entrada al equipo de football, y cuando se trataba de los entrenamientos de Nahomi, se trataba de terminar muerto.
-Pero Nahomi… Tengo otras cosas en la mente en estos momentos… No tengo tiempo para entrar al equipo de Football… ¿Por qué es tan importante para ti?
-Sí entrenas de forma satisfactoria hoy te lo diré, ¿está bien? –Su mirada era alegre, pero cambió de tono en un instante. –Y… ¿Se puede saber qué otras cosas en mente tienes?
-Tú sabes… los exámenes… y las cosas… –Mentí de la mejor forma que pude.

-¿Cosas? –Preguntó con interés.
-Sí… Cosas… que pasan en mi cuerpo…
-¡Ya deja de inventar cosas, Miguel!
No pude evitar soltar una carcajada, fue un agradable momento de charla en el auto, previa a la tortura que me esperaba; Pues apenas llegamos a un parque lleno de césped Nahomi detuvo el Mikemovil y me ordenó a bajar un montón de cosas extrañas de la cajuela.
-¿En qué momento subiste esto al auto? No recuerdo haberte visto subirlo esta mañana.
-No te fijes en pequeñeces. –Me pidió ella con una tierna sonrisa mientras acariciaba mi cabello. –Ahora tienes que depositar los conos en una distancia de un metro en una línea recta.
-¿Para qué demonios voy a hacer eso? ¡Sería una lata volver a recogerlos todos!
-¡CÁLLATE!
Y así fue como Nahomi se puso en modo “entrenadora” y la diversión se acabó de mi vida por el resto del día. Me hizo correr en zigzag, trotar alrededor del parque y patear pelotas a través de un aro de hulahula que ella misma sostenía a largas distancias, me sentí algo orgulloso al ver que mi impresionante precisión seguía intacta. Cuando terminamos ya eran las 7 de la tarde y era hora de llevar a Nahomi a su casa.
-Lo has hecho bien. –Murmuró mientras conducía por las calles iluminadas de california; Como íbamos por la autopista se podía observar en la lejanía la playa mientras el sol se ocultaba.
-Oye, Nahomi… ¿Cuándo me dejarás conducir de nuevo el auto?
-¿Quieres saber porque soy tan insistente con tu entrenamiento, eh?
-En realidad ahora quiero saber cómo es que tú tienes mis llaves.
-Eso es porque a ti te gusta mucho el Football. –Respondió con una leve sonrisa, sus ojos brillaban mientras observaba con cuidado la autopista. –Pero eres un tonto que se limita muy fácil.
-Nahomi…
-Y yo solo quiero ayudarte a que salgas adelante, aunque no lo digas todo el tiempo, se que amas jugar Football más que cualquier otra cosa en el mundo; En secundaria era difícil sacarte del campo… ¿Recuerdas?
-Que recuerdos. –Murmuré, recordando la bella sensación de patear un balón para anotar, o ser enviado por los cielos por culpa de los defensas.
-Lo sé, Mike… Es como eres tú, un chico que tiene miedo a experimentar cosas nuevas, un chico que tiene miedo a sobresalir y progresar… Yo quiero quitar esas ataduras… Por medio del entrenamiento, al menos así sé que te estoy ayudando en algo.
-No sabía que te sintieras así… Lamento ponértela tan difícil todos los días… De ahora en adelante cooperaré con los entrenamientos.
-Enserio, ¿Mike? –Sus ojos se humedecieron un poco y su boca esbozó una sonrisa de satisfacción.
-No, sabiendo esto te la pondré más difícil para que tú también te cures de tu síndrome de madre de un adolescente problemático.
-¡Ah, pero si serás! –Gritó al momento en que me abrazaba.
-¡EL VOLANTE; EL VOLANTE! –Imploré, con miedo.
-Ah, lo siento… lo siento…
-Pero, Nahomi…
-Dime, ¿Mike?
-¿Cuándo vas a permitirme conducir?
Tras esa charla, entendía un poco mejor las razones de Nahomi, Ella en verdad era una chica tierna que se preocupaba por mí aunque yo fuera indiferente al problema, se había tomado la molestia de comprar materiales de primer nivel solamente para hacerme entrenar y hasta había gastado muchas horas obligándome a hacer ejercicios, Nahomi era sin duda una chica espectacular; ¿Era necesario recordárselo? En ese momento no se me pasó por la mente hacerlo, Pues pensaba ocupar sus enseñanzas en algo nuevo.
Después de dejar a Nahomi volví a mi casa y tras unas horas de jugar halo, me fui a dormir; Mañana sería mi momento.



Rai llevaba varias horas comportándose extraño; El gallo rojo no dejaba de picotear la entrada a la jaula como intentando comerla.
-¿Qué rayos haces, Rai? –Pregunté acercándome a él. –Creo que las chicas están preocupadas por ti.
-Ah, Mike… Desde que vi a aquella gallina intentar volar… Tuve un sueño… Me gustaría saber cómo es el mundo de afuera…
-Pero, Rai… Tú siempre me has dicho que no hay lugar para nosotros ahí afuera.
-Lo sé. –Respondió el de forma seca. –Ayúdame a abrir esta cosa y te mostraré algo.
No sé porque me decidí a ayudarle, pero unos momentos después estábamos ya afuera de la jaula; Donde los amos siempre nos sacaban en las mañanas, pero ahora era de noche y ellos no estaban protegiéndonos.
-No tienes miedo, ¿O sí? –Me preguntó Rai de forma picarona.
-P… Para nada. –Respondí. – ¿Ahora qué planeas hacer?
-Sígueme. –me pidió el gallo, mientras se perdía en los arbustos que rodeaban a nuestro amado hogar.
Llegamos a un terreno rocoso y resbaladizo una vez cruzamos los arbustos, la vista que teníamos era espectacular: Era un gigantesco precipicio terroso con espinas secas al fondo del mismo, era tan extenso que no se podía divisar el otro extremo.
-Impresionante. –Admiré, Rai miraba emocionado; Como si ese agujero fuese todo lo que él buscaba.
-No se puede ver el otro extremo. –Murmuró.
-Lo sé. –Respondí.
-Escucha, Mike… Mi meta es llegar al otro lado…
-¿Mike?
-Me has dicho que así te llamas, ¿No?
-Los amos me dicen pinto.
-Mike será entonces… Quiero descubrir que hay del otro lado del precipicio… Pienso volar hasta ahí y averiguarlo.
-Pero, ¡Rai! ¡Morirías! ¡Nosotros no podemos volar! Somos gallos de granja, ¿Recuerdas?
-Precisamente. –Contestó, con tristeza notoria. –Estoy harto de estar atado a ese corral, cuando hay algo tan extenso implorándome por ser descubierto… Debo volar hasta ahí… Sí en algún momento te decides a volar… Te esperaré del otro lado… Mike.
-¡NO! –Imploré. -¡No quiero que mueras! ¡No te puedo permitir esto!
No me dejó continuar, Rai saltó al vacío y agitó sus alas con todas sus fuerzas; Angustiosamente vi como se estrellaba al fondo del precipicio, incapaz de volar.



Me desperté temprano con una gran meta en la mente, para las 7 de la mañana ya paseaba por el campus de la escuela; Solo había un lugar para ir: La sala de ciencias aplicadas.
Subí por las escaleras casi corriendo y llegué al segundo piso, me paré frente a la puerta y recordé esa maravillosa sensación de patear una pelota y de ser golpeado por un gigantesco defensa, también recordé la conversación con Nahomi y finalmente recordé la dulce sensación del beso de Mónica.
-No hay más que pensar. –Murmuré, al momento en que abría la puerta escandalosamente.
Una chica con un abrigo largo color negro y una boina del mismo color miraba con detenimiento a través de la ventana; Sus largos cabellos se agitaban ligeramente, contrario a su rostro que no se movió en lo más mínimo pese al escándalo que armé al abrir la puerta.
-¡Mónica! –Exclamé con la mirada decidida. Como respuesta ella se dio la vuelta y me miró con frialdad.
-Dime.
-Eh… Mónica… Yo…
Recordé una vez más la conversación con Nahomi y recobré el valor.
-¡Permíteme ayudarte a experimentar cada emoción! ¡Por favor!
A través de la ventana, una ligera y agradable brisa recorrió mis mejillas; Al momento en que los labios de Mónica esbozaban lo que parecía ser una sonrisa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

OMG!! cada vez se pone mas interesante...aniki!! 1000/1000 =D

Kthrine dijo...

Estaaa demax de exelente, lo digo en serio!!!! me pone full en tension cada capitulo me impulsa a leer el siguientee!!! supeerr * 3*

voz dormida dijo...

Hermano: ya sabeeess (H)! no sabré utilizar las ondas electromagneticas como tu pero almenos puedo escribir XD!! hahah gracias por leer!


Ktherineeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!! *.*!! graciaaaaaaas por leeeerloo!! tu opiinioon vale milloneeeeees!! se te extraña por aquii ya lo sabes :)!! espero estes de lujoo, sería genial si te conectaras a diario, así podria charlar contigo por añoooSSS enteroos :$:$:$ hahah... qe estes de lo mejorr :)!un abrazoo!! gracias por leerlo nserio :)

irwinerd dijo...

o.o woah....

myrna dijo...

se pone cada vez mas interesante, no interesante no, ESPECTACULAR, EXCELSO, me parece una obra maestra, jajaja, quiero seguir leyendo.....de verdad el juego de emociones me hace vivr los momentos

Publicar un comentario

Bienvenido al mejor blog del universo!

Puedes seguirme en las redes sociales o suscribirte al feed.

¡Suscríbete a mí blog!

Recibe en tu correo las actualizaciones de mis relatos y cuentos. Sólo ingresa tu correo para suscribirte.